El PSOE andaluz insiste en poner piedras a la fusión fría

  • Consejeros y cargos orgánicos admiten claramente su preferencia por una unión de CajaGranada con Unicaja y Cajasol, rescatando la idea de la caja única andaluza

Comentarios 10

El PSOE andaluz sigue lanzando dardos contra la decisión adoptada el pasado miércoles por el Consejo de Administración de CajaGranada de asociarse con tres entidades del arco mediterráneo -Caixa Penedés, Caja Murcia y Sa Nostra- mediante la fórmula del Sistema Institucional de Protección, una fusión fría que ya han criticado, de forma más o menos abierta, cargos orgánicos del partido, consejeros de la Junta y hasta el propio presidente del Ejecutivo autonómico, José Antonio Griñán.

El consejero de Economía, Antonio Ávila, ya había mostrado sus dudas sobre la operación -dijo que no la veía y que prefería que CajaGranada buscara socios en el sur- y ayer volvió a exteriorizarlas.

Aunque dejó claro su "respeto" hacia las decisiones de los órganos de gobierno de las cajas, Ávila también anunció que el Gobierno andaluz velará para que "los pasos que se den" desde CajaGranada supongan "un reforzamiento de todo el sistema financiero andaluz", según informó Efe.

El consejero incidió en que, una vez que el protocolo de intenciones ahora firmado entre las cuatro cajas mencionadas se convierta en un documento definitivo -algo que previsiblemente sucederá después del verano- el Gobierno andaluz tendrá que "autorizar o no" ese acuerdo. En concreto, precisó que deberá pronunciarse "sobre la autorización administrativa del hecho" y que su decisión "será vinculante". Según el Estatuto Andaluz, la Junta podría autorizar la operación, desautorizarla o no impedirla. No está claro, según fuentes financieras, si desautorizarla significa vetarla. Al tratarse de una unión de cajas de comunidades autónomas distintas, la última palabra la tendría el Banco de España.

Lo cierto es que desde el PSOE andaluz se oyen cada vez más voces que propugnan una unión de las cajas andaluzas, una vuelta a la idea de la caja única que parecía abandonada. La fórmula que ahora propugnan es un Sistema Institucional de Protección entre Unicaja, Cajasol y CajaGranada, pero esa idea no le agrada al Banco de España, más partidario de las fusiones frías entre entidades de distintas comunidades. Además, un SIP de esas características estaría claramente descompensado. Dada la diferencia de tamaño entre Unicaja y CajaGranada, es muy posible que desembocara en fusión por absorción.

Otra voz discrepante es la de Luis Pizarro, consejero de Gobernación y Justicia, que dijo a Europa Press que le sorprendió "mucho" la decisión de CajaGranada y añadió que le habría "gustado más" una alianza con las cajas andaluzas, una operación "a la que le pusieron pegas".

A Pizarro le preguntaron si el PSOE alienta una fusión entre Cajasol y Unicaja y dijo que lo desconocía, pero admitió que "siempre ha sido uno de los objetivos y de los horizontes en los que el PSOE ha trabajado".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios