El PSOE asegura que la disolución de Resur supondrá una nueva tasa de basuras

  • José Entrena advierte que su formación podría acudir a los tribunales ante el regreso a "las diputaciones paternalistas"

El Grupo Socialista de la Diputación de Granada advirtió ayer de que la decisión del gobierno provincial del PP de disolver el Consorcio Provincial de Residuos Sólidos Urbanos (Resur) supondrá "una nueva tasa de basura para los bolsillos de los ciudadanos". En declaraciones a los periodistas antes del inicio de la asamblea de este órgano, el portavoz del Grupo Socialista, José Entrena, exigió al gobierno del PP que rectifique, que no desmantele el consorcio y que utilice los cauces de "diálogo y consenso" con todos los alcaldes y representantes municipales en el ente para alcanzar "una solución satisfactoria para todos".

Entrena apuntó que cada representante que se ha incorporado al Consorcio ha requerido siempre del acuerdo del pleno municipal correspondiente al que pertenecía ese nuevo miembro. Ante ello, el portavoz socialista esgrimió que "no se entiende que hoy el representante de ese ayuntamiento, sin venir avalado por el mismo órgano del pleno, pueda decidir sobre la disolución del consorcio".

Igualmente, señaló que si los ayuntamientos en su día, a través de los plenos municipales, decidieron delegar en Resur una competencia que le es propia, como el tratamiento de residuos sólidos urbanos, "debería ser el propio pleno quien autorizara previamente la restitución de esa competencia municipal". Entrena también se refirió a otras consecuencias del "desmantelamiento" del consorcio, como es la cesión de los bienes del ente, propiedad tanto de la Diputación como de los propios ayuntamientos. "No se entiende que sin contar con el aval del pleno de los ayuntamientos esos bienes se puedan delegar a la Diputación provincial sin más", aseguró.

El portavoz socialista, que no descarta que su formación acuda a los tribunales ante la decisión del PP, incidió en el "espíritu de consenso" que reinó hace 18 años entre todas las formaciones políticas para la constitución del ente, acuerdo que nació con la premisa de que la gestión de cada tonelada de residuos tuviera el mismo coste para todos los granadinos, independiente del lugar de la provincia donde residieran. "Un éxito del consenso, que se consiguió -afirmó- con muchísimo esfuerzo de todos y que ahora se pretende dilapidar en un instante".

"No estamos dispuestos a consentir desde el PSOE el regreso a un sistema de diputaciones paternalista, propio del franquismo", advirtió Entrena, que incidió en que la competencia del servicio de tratamiento y reciclaje de residuos sólidos es de los ayuntamientos y no de la Diputación.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios