El PSOE niega que la situación económica en Dúrcal sea "calamitosa"

  • El ex regidor defiende que el discurso del PP y el PA trata de "justificar medidas impopulares" que tomarán en un futuro

Comentarios 1

Manuel Megías, ex alcalde de Dúrcal y ahora portavoz del grupo socialista en la oposición, dijo ayer que es "radicalmente falso" que la situación económica que hereda el nuevo equipo de gobierno, integrado por PP y PA, sea calamitosa, como ambos partidos denunciaron el martes.

"Están diseñando una estrategia que consiste en pintarlo todo mal para, por un lado, justificar medidas impopulares que piensan adoptar, y por otro, para echarnos la culpa si fallan en su gestión", explicó el anterior regidor, que especificó que sus sucesores pretenden "reducir personal cuando más desempleo hay" y eliminar servicios "necesarios" porque son deficitarios, como la radio o los aparcamientos en régimen de alquiler.

"Pero por otra parte, se disponen a incrementar el personal de confianza, que es algo que se demostrará cuando se aprueben los presupuestos de 2012", abundó.

Para Megías, es obvio que la situación económica es "compleja, como la de todos los ayuntamientos", pero subrayó que el segundo semestre del año se prevé menos duro que el primero porque el municipio dispondrá de más recursos económicos.

Mencionó, en ese sentido, que en lo que queda de ejercicio Dúrcal recibirá las tres cuartas partes de su participación en los impuestos autonómicos, cobrará tres padrones de agua, basuras y alcantarillado "mientras que nosotros sólo pasamos uno en el primer semestre" y pondrá al cobro las tasas de mercadillos o vados, que se cobran una vez al año.

Reconoció que el Ayuntamiento ya ha gastado el adelanto que pidió a la Agencia Provincial de Administración Tributaria, pero lo hizo para pagar su aportación al Plan E y al Proteja, dinero que el Estado y la Junta deben devolver en lo que resta de ejercicio.

También admitió que algunos trabajadores no pudieron percibir la nómina del mes de mayo en los cinco primeros días del mes, como es habitual, pero fue por un problema puntual: la Junta no pagó a tiempo su subvención de 30.000 euros por la guardería pública.

"Si tienen algún problema para pagar la nómina de julio, me ofrezco a hablar con ellos para decirles cómo lo hemos hecho nosotros durante diez años, pero no quieren escuchar, sólo deteriorar nuestra imagen y culparnos de lo que suceda", aseveró el ex alcalde, que por último calificó de "maniobra" el anuncio de los nuevos gobernantes de que si la situación económica seguía igual de delicada, podrían peligrar las fiestas patronales de agosto. "Lo que ocurre es que quieren bajar el nivel de las fiestas y culpar de eso a la herencia que les hemos dejado", concluyó.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios