Patrimonio insta al alcalde a solucionar el "grave problema" de los grafitis El tercer día de huelga deja sin circular a un tercio de los autobuses

  • La Comisión Provincial se suma a la petición de la Unesco y aprueba por unanimidad remitir un escrito al Ayuntamiento para exigirle que ponga todos los medios necesarios para evitar las pintadas en el AlbaicínCasi 40 profesionales trabajaron ayer para cumplir los servicios mínimos del transporte

El problema de la proliferación de pintadas en las fachadas del Albaicín, barrio declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, ha llegado hasta la Comisión Provincial de Patrimonio Histórico, que en su última reunión ha decidido exigir al Ayuntamiento de Granada que ponga las medidas adecuadas para frenar esta situación.

Según el delegado de Cultura de la Junta, Pedro Benzal, los miembros de la Comisión coincidieron al completo en la necesidad de atajar lo que ya se califica como un "problema muy grave" en la ciudad y, en especial, en el barrio protegido del Albaicín.

Una de las decisiones adoptadas fue la de remitir un escrito al alcalde de la ciudad, José Torres Hurtado para instarle a que ejerza sus competencias en esta materia y controle, limpie y penalice la acción de pintar en las fachadas, sobre todo en los edificios históricos del barrio.

El representante del Centro Unesco de Andalucía Miguel Carrascosa ya alertó hace unas semanas en este periódico del problema de los grafitis, que a su juicio, es uno de los más importantes en estos momentos, junto con la falta de limpieza o el escaso cuidado por parte de sus propios habitantes.

Carrascosa llegó a advertir sobre el peligro que este tipo de cosas suponen para la declaración de Patrimonio de la Humanidad, sobre todo teniendo en cuenta la próxima visita de un representante de la Unesco para elaborar un informe.

La Comisión provincial de Patrimonio, donde están representados la Universidad, varios colegios profesionales, los constructores, el Ayuntamiento de Granada y, sobre todo, la Delegación de Cultura, ha retomado este asunto que puso sobre la mesa el propio delegado, Pedro Benzal, en el apartado de ruegos y preguntas.

"He optado por llevar este tema a la Comisión porque en el Albaicín no es que haya grafitis, es que no hay pared limpia", declaró el representante de la Junta de Andalucía.

El motivo por el que la Comisión se remite al Ayuntamiento de la capital es porque es éste el que tiene las competencias en materia de vigilancia y limpieza y puede poner sanciones.

"Cultura tiene que hacer cumplir la Ley de Patrimonio y es nuestra obligación recordarle a la administración competente que no está haciendo bien su trabajo o no está haciendo todo lo posible para desarrollar sus competencias", explicó Pedro Benzal en alusión al Ayuntamiento de la capital.

El delegado considera que el estado actual en el que se encuentran muchos de los edificios protegidos y el barrio del Albaicín en general demuestran que "algo no se está haciendo bien".

El tercer día de huelga de los conductores de la Rober -concesionaria del servicio de autobuses urbanos en la capital- finalizó ayer con el paro de la actividad de 48 conductores, de los 133 que circulan todos los días.

De los 85 profesionales que trabajaron durante las cinco horas para las que CCOO había convocado la huelga -de 6:00 a 11:00-, 39 lo hicieron para cumplir con los servicios mínimos, otros 33 eran eventuales y los trece restantes eran fijos, según informó el presidente del Comité de Empresa, Ángel Aliaga. Aunque Aliaga aseguró comprender que los eventuales no hayan ido a la huelga calificó de "lamentable" la decisión de los trece fijos de ejercer su derecho al trabajo, y recordó que el motivo de la huelga es el de garantizar la estabilidad laboral en la empresa.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios