La Patrulla Águila pinta el cielo de la Base Aérea de Armilla

  • Los siete pilotos de la formación visitarán mañana Granada para realizar una exhibición de las habilidades por las que han ganado fama mundial, pero en las que se juegan la vida a bordo de sus C-101

Sólo siete de los mejores pilotos de caza del Ejército español son Águilas. La patrulla aérea, famosa mundialmente por sus arriesgadísimas acrobacias, está compuesta sólo por siete hombres que rondan los 35 años y que compaginan esta labor con la de profesores en la Academia General del Aire de San Javier, en Murcia. Ese número mágico de oficiales tomarán el cielo de la Base Aérea de Armilla el próximo domingo para demostrar por qué son una de las formaciones acrobáticas más admiradas.

La primera acrobacia que viene a la mente al escuchar Patrulla Águila es el trazado de la bandera de España, por el que muchos lo recordarán en celebraciones tan multitudinarias como la Exposición Universal de Sevilla, los Juegos Olímpicos de Barcelona o en la celebración del Campeonato del Fútbol 2010. Fueron los primeros que utilizaron humo amarillo para las exhibiciones aéreas, pero también han sido los primeros en lograr otras muchas cosas más.

Destacan su looping invertido y su aterrizaje en formación, otra acrobacia que también fueron los primeros en todo el mundo en poder realizar.

El domingo a mediodía los que acudan a la Base Aérea de Armilla podrán ver estos y otros muchos números que se condensan sólo en 20 o 25 minutos de exhibición, una escasa media hora en la que la inmensa mayoría de los asistentes permanecerán con la boca abierta y el corazón en un puño.

Porque estas siete Águilas, pese a su destreza, su formación física y su experiencia, se juegan la vida en cada exhibición. Águila 5, Antonio Gutiérrez, un granadino que es de los más veteranos de la patrulla -en la que lleva ya cuatro años- minimiza los riesgos, pero como todos es consciente del peligro: "Claro que sentimos respeto, sobre todo cuando vuelas tan cerca del suelo como lo hacemos nosotros".

Él es el autor de la maniobra del looping invertido, que realiza en solitario. En su C-101, el avión de fabricación española que utilizan todos los pilotos de esta patrulla, cualquier persona sin preparación y entrenamiento físico especial no sólo vomitaría sino que podría llegar a perder el conocimiento. Un hecho, que de producirse en el piloto aunque sea por unos instantes, puede desencadenar un accidente mortal.

Los siete C-101 pueden alcanzar hasta los 770 kilómetros por hora. Además, en algunas piruetas de la exhibición, cuando realizan hasta 5 g's negativas, un cuerpo de 70 kilos pasa a pesar unos 350 kilos. El teniente Verjana, responsable de las labores de prensa de la patrulla pero que no es piloto de las Fuerzas Áéreas, cuenta que se siente presión en la cabeza y en el cuerpo, que en otras ocasiones el cuerpo queda como pegado al asiento, y claro, en otros casos se producen mareos.

El comandante Pedro Martínez, Águila 4, explica que es muy común que los alumnos vomiten la primera vez, pero alrededor de 5% de los que se postulan como pilotos de caza no logran acostumbrase a pesar de los entrenamientos físicos y tiene que ser descartados porque siempre vomitan.

Él, como Águila 5, pasó todos los requisitos para entrar en la exclusiva patrulla: "La preferencia para entrar es que los integrantes sean pilotos de caza o de transporte con más de 500 horas de experiencia en en este tipo de avión. Además, los profesores de la Academia General del Aire, que estamos interesados, nos presentamos voluntariamente".

Eso es lo que hace más meritorio aún a esta patrulla, en la que los pilotos que compaginan este trabajo con su labor docente porque no tienen dedicación completa ni complementos salariales. Durante el invierno dan sus clases, luego comienzan los ensayos y ahora, en verano, les toca realizar sus bolos. "La mayoría estamos poco tiempo, un par de años, porque es muy sacrificado y quita mucho tiempo que no puedes dedicarles a tus familias", coinciden Águila 4 y Águila 5.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios