Playa Granada recupera la normalidad tras las obras

  • El famoso escalón junto al campo de golf y el Hotel Robinson ya es historia, de momento La intervención se ha prolongado dos días

Tras dos días en los que las obras obligaron a cerrar Playa Granada, esta franja costera recuperó ayer la normalidad. Centenares de bañistas se plantaron con sus sombrillas y toallas, en un día que comenzó siendo perfecto para el baño, con un ligero viento de levante que aliviaba de manera agradable la temperatura, mientras el estado del mar era perfecto para el baño, lo que hizo que luciera la bandera verde en casi todo el litoral.

Los turistas del Hotel Robinson volvieron a ocupar la ribera, tras haber contemplado con atención, al otro lado de la cinta que prohibía el paso, los trabajos durante las dos jornadas en las que las máquinas no paraban en sus idas y venidas. El 'famoso' escalón de un metro de altura que los sucesivos temporales habían fabricado ya es historia, con lo que esta zona situado junto al campo de golf ha ganado -de momento- en comodidad y seguridad para los usuarios.

Una de las zonas turísticas por excelencia, Playa Granada, recuperó así la vida de una jornada típica veraniega en la Costa Tropical, en plena temporada alta, con los bañistas tomando el sol y disfrutando del baño.

Donde el día antes la actividad era cero, ahora todo volvía a ser como cualquier 20 de julio. Las actividades acuáticas que la empresa local Awa Watersports Granada se había visto obligada a suspender durante estas dos jornadas se retomaron. Así, los niños pudieron participar en el Summer Camp y en las actividades que les habían preparado para disfrutar dentro y fuera del agua.

Los socorristas ocupaban las torres de vigilancia y los puestos de salvamento para garantizar la tranquilidad de los usuarios. Los empleados de un chiringuito cercano preparaban una gran mesa para agasajar a los clientes que habían reservado a mediodía un reconfortante almuerzo a pie de playa, mientras otro establecimiento hotelero disponía sus tumbonas a unos metros de la orilla.

En Motril, tan sólo quedaba una pequeña zona acotada en la Playa de Poniente, en la que actuaban todavía una excavadora y un camión, que mañana según la teniente de alcalde y responsable de Turismo, Alicia Crespo, desaparecerá. "Los trabajos son más ligeros y no necesitan que se clausuren las playas pues se puede acotar el terreno por fases", comentó la edil. Crespo explicó que esta segunda fase de actuación consistirá en acondicionar la franja de litoral entre los chiringuitos Sunhara (antiguo Sumo) y Espeto, en la que el lunes y el martes se había recogido la arena para tapar el enorme socavón de Playa Granada.

Las máquinas que durante estos dos días habían ocupado Playa Granada ya el martes abandonaron esta franja del litoral para hacer 'escala' en Carchuna y Calahonda, para arreglar los grandes desperfectos que habían ocasionado los temporales. La presidenta de este anejo de Motril, Concepción Abarca, comentó que tras la visita de los responsables le habían dicho que la playa estaba "perfecta", lo que había provocado el malestar de la alcaldesa pedánea y de sus vecinos. Pese a que en un principio Abarca se había opuesto a dejar que se ejecutasen a estas alturas las obras, no le ha quedado más remedio -como al resto de poblaciones- que dejar que se hicieran, pues el riesgo ante los males que pueden ocasionar nuevos temporales era aún más alto. Además, junto al chiringuito de La Perla, existía un socavón tan peligroso que podía ocasionar daños a bañistas, sobre todo, niños o mayores.

Hoy, jueves, le toca al turno al municipio de Almuñécar que, pese a haber expresado una lista de necesidades más amplia, tan sólo se actuará en la zona del Aquatropic (Velilla) y en Peña Parda (La Herradura). También se espera esta semana que las máquinas se desplacen hasta Castell de Ferro.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios