"En la Policía Local no hay guerra, sino alguna diferencia de opinión"

Hasta hace unos días ha sido el comisario de la Policía Nacional de Marbella. Ahora, Anselmo Palma ha decidido volver a su tierra y afrontar un reto personal: mejorar la seguridad de Granada coordinando a los efectivos de la Policía Local, Bomberos y Protección Civil. Ayer tomó posesión de su nuevo cargo en el Ayuntamiento de Granada.

-¿Cuál va a ser la función del coordinador de seguridad teniendo en cuenta que cada uno de los Cuerpos con los que trabaja ya tienen su propio jefe?

-No voy a actuar como jefe de la Policía Local, ni de Bomberos, ni de Protección Civil. Cada uno tiene su máximo responsable. Yo vengo a apoyarlos y a intentar coordinarlos entre ellos y con el Ayuntamiento.

-¿Cuáles serán sus primeras actuaciones?

-Hay que empezar a trabajar despacio, lo primero es determinar qué es lo verdaderamente importante e ir programando las actividades. De momento he quedado con el concejal de Seguridad el lunes para analizar la situación.

-Será un cambio importante dejar la Policía Nacional para coordinar tres cuerpos distintos.

-Indudablemente es un cambio. El Cuerpo Nacional de Policía tiene una estructura y unas funciones y unos miembros que no son exactamente los que me voy a encontrar aquí pero al fin y al cabo lo que se pretende en un sitio y en otro es gestionar y eso es lo que vamos a hacer.

-Y además procede de un cuerpo con muchas jerarquías.

-Jerarquías hay en todos sitios, hasta en la casa de uno. De todas formas tan civil es el concejal de Seguridad Ciudadana como ha sido mi jefe provincial o mi jefe superior en la Policía Nacional. El cuerpo de Policía es un instituto armado de carácter civil; aunque llevemos uniforme y tengamos rangos somos civiles.

-Llega en un momento complicado en el que la Policía Local de Granada está bajo sospecha.

-Me gustaría que mi trabajo empezara desde este momento. Los antecedentes hay que tenerlos en cuenta, indudablemente, pero lo que hay que conocer es cómo está la situación en este momento y a partir de ahí tratar de que mejore, pero no quiero hacer una valoración de temas anteriores.

-¿Será capaz de poner paz en esta situación?

-Pero, ¿existe guerra? Quizás esa sensación esté provocada o instigada por algunas personas. Yo pienso que no hay guerra, que lo que puede haber (y digo puede, no que lo haya) es alguna diferencia de opinión, de pareceres; pero si realmente existe, una de mis misiones es que desaparezcan esas desavenencias.

-¿Es Granada una ciudad compleja en temas de seguridad?

-Es una ciudad como cualquier otra. Marbella por ejemplo es bastante más compleja y complicada. El urbanismo de Granada es el de una ciudad normal. No tiene ninguna característica especial que haga que la seguridad se vea afectada.

-¿Qué le llevó a tomar la decisión de marcharse de Marbella a Granada?

-La decisión fue clara. Venía a mi tierra con un reto que me llamaba mucho la atención y si a mí me ponen delante algo que me pueda interesar, inmediatamente acudo. Sé que no va a ser una función fácil pero tengo mucha ilusión y tengo ganas de que funcione todo el equipo y yo mismo, por eso me decidí finalmente a venir a Granada.

-¿Prevé cambios en alguno de los cuerpos?

-Quizás donde tengamos más déficits es en Protección Civil. Hace falta incorporar más gente para que en un determinado momento, si tienen que estar presente, estén suficientemente dotados.

-¿Qué cree que puede aportar a este cargo?

-Trabajo, trabajo y trabajo y hacer las cosas con buena intención.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios