La Policía Local intensifica los controles para 'cazar' a los ciclomotores ruidosos

  • Aseguran que se ha producido un repunte y que la mitad de las motos analizadas superaban los límites de decibelios establecidos · La ordenanza municipal establece multas de entre los 200 y los 750 euros

En el 2003, el ruido de las motos y los ciclomotores fue la principal fuente de contaminación acústica en la ciudad. Hoy, seis años después el ruido ensordecedor de este medio de transporte sigue en la cresta de la ola en las quejas por ruidos. Tanto es así, que el Ayuntamiento ha intensificado los controles que realizan la Policía Local y que comenzaron hace unos meses.

Las cifras están en alza y, a mitad de año, recuerdan a las que se recogieron en 2007 (el pasado año por motivos estructurales no se hicieron controles). En ese año, la Patrulla Verde controló 171 motocicletas que fueron sancionadas. El motivo, superar los 80 decibelios de sonido permitido en la calles.

La labor de los agentes consiste en definir varios puntos de la ciudad y parar a los motoristas, a los que se les controla el tubo de escape con el medidor. En muchos casos, como indican fuentes policiales, son los propios jóvenes los que trucan las motos para ganar más velocidad o intensificar el sonido del ciclomotor. Un sonido que resulta especialmente molesto a determinadas horas del día y que suscita muchas quejas ciudadanas a través del teléfono de información municipal. No en vano aproximadamente la mitad de las motos controladas hacen más ruido de lo permitido y, evidentemente, son sancionadas según la Concejalía de Medio Ambiente con multas entre 250 y 700 euros. En el caso que la moto supere los 90 decibelios, es intervenida (15 fueron retiradas a su propietario en el último año) y sólo hasta que no solvente el problema de ruidos no se le devuelve.

Los últimos datos municipales indican que cada día se sancionan una media de cinco ciclomotores, lo que supone encontrar al año más de 1.400 motos ruidosas en la ciudad. En cualquier caso, además de la concienciación ciudadana los técnicos aseguran que las propias casas de motos se cuidan de crear cliclomotores y motocicletas cada vez más avanzados y concienciados con el Medio Ambiente, en todos los sentidos, incluido el ruido.

Al respecto, la Policía Local advierte que otra de las modalidades que gana peso entre los jóvenes es la de los 'coches-discoteca'. Si bien no registran demasiadas denuncias, sí alertan de que con la llegada del buen tiempo es más habitual encontrar este tipo de vehículos en las calles de la ciudad y en las concentraciones juveniles.

En la cruzada contra el ruido, el Ayuntamiento tramitó el años pasado un total de 460 denuncias. 433 derivaron en expedientes sancionadores y, curiosamente, la mayoría de ellas, un 53% se deben a actividades domésticas como fiestas caseras. Los expedientes abiertos el pasado año, que se resolvieron con una media de 300 euros de sanción, suponen un incremento del 12% respecto al año anterior.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios