La Policía multa en seis meses a casi 200 personas por orinar en la vía pública

  • El primer semestre registra más de 2.000 denuncias, casi tantas como el pasado año debido a la Ordenanza de la Convivencia

La Ordenanza para la Convivencia está obteniendo los resultados que pretendía corrigiendo las conductas incívicas de la ciudadanía y de paso, haciendo caja. Este primer semestre del año el número de expedientes abiertos asciende a 2.016, según indicó ayer la concejal de Medioambiente, María Dolores de la Torre, quien indicó que el aumento de sanciones se debe especialmente "a la mayor intervención policial por la ordenanza de convivencia y no al aumento de infractores".

Esta férrea vigilancia ha permitido sancionar a 182 personas por miccionar en la vía pública, a razón de 150 euros cada uno por aflojar la vejiga en la calle. Según la responsable de Medio Ambiente, el aumento de esta conducta (que el Ayuntamiento observa con preocupación) se debe al mayor consumo de alcohol en la calle.

Pero además de estos expedientes hay otros que se desglosan por secciones: disciplina, actividades, limpieza y salud y consumo. En esta última sección destacan aquellas denuncias sobre las actividades domésticas. La concejal de medioambiente del Ayuntamiento reconoció ayer que "en tiempos de crisis cada vez hay más gente que cena en casa y también han aumentado las fiestas caseras". Actualmente hay más de 200 expedientes que denuncian estas actividades por el ruido que causan.

Por otro lado entre los expedientes del área de salud y consumo destacan aquellos relacionados con la bebida de alcohol en la vía pública, lo que se conoce como el botellón. En estos seis meses se han abierto más de 800 denuncias por la realización de botellones en zonas no habilitadas y la venta de alcohol fuera del horario permitido.

De la Torre recalcó que no hay más jóvenes consumiendo alcohol en la vía pública, sino que los cuerpos policiales están más atentos para acabar con esta actividad, debido en parte a la ordenanza del Ayuntamiento. Así, hizo hincapié en que alrededor de 400 de estos expedientes se abrieron durante la semana del Corpus, "porque el Ayuntamiento quiere recuperar la tradición de esta fiesta".

El fin de estas actuaciones es "evitar estas infracciones y dar ejemplo a los ciudadanos para que no se repitan." Las sanciones por el consumo de bebidas alcohólicas en la vía pública ascienden a más de 150 euros por lo que "la copa puede salir bastante cara", declaró de la Torre.

Finalmente la concejal de Medioambiental considera que no se producirán un aumento desmesurado de las denuncias en lo que queda de año tal y como van actualmente las cifras, pues admite que los ciudadanos están cada vez más concienciados.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios