Primer homenaje a la vejez en Granada

  • Un informe de la OMS advierte del maltrato a los mayores

  • En 1928 se creó en Granada el Patronato Homenaje a la Vejez

  • Los objetivos eran enaltecer y tratar con veneración al mayor

Acabo de leer que un joven de 18 años mata de un puñetazo a un anciano de 81 en una discusión de tráfico en Torrejón de Ardoz. La penosa situación de las personas mayores desvalidas y sin recursos debió mover la conciencia de los granadinos de hace un siglo. Y ahora un reciente informe de la OMS advierte del creciente riesgo de abusos y maltrato a los mayores.

Las colas de ancianos en las puertas de los hogares de beneficencia y en las oficinas de las cajas de empeño eran espectaculares. De los pobres viejos se acordaba ya poca gente; y de los viejos pobres todavía menos. A pesar de que las culturas antiguas consideraban a los mayores como jefes del clan, formaban parte del consejo de sabios, eran respetados y tratados con dignidad. En el mundo clásico la exaltación de la vejez aparece en los textos de Homero y Platón, aunque la valoración de la juventud siempre ha sido muy superior. A veces era ridiculizada la vejez como sinónimo de fealdad frente a la belleza de la juventud. En Roma fue Cicerón el que exaltó a la vejez en su obra De Senectute. Para el mundo cristiano medieval la vejez es denostada; si encima eras mujer, vieja y pobre serías como una bruja malvada y despreciable; serán estos pobres viejos pobres los que inicien esas largas colas ante iglesias y hospitales esperando la caridad pública; panorama que llegará hasta el siglo XX y creo que va para rato como no se acaben los 'Ratos' y devuelvan el dinero los 'ratas'.

En Granada la prensa local dio la bienvenida a ese nuevo Patronato para el homenaje a la Vejez creado en enero de 1928 tras una reunión celebrada en la Diputación provincial y con el apoyo moral y material de entidades privadas. Allí se hicieron la foto las fuerzas vivas empezando por el gobernador civil, el presidente de la Diputación, el obispo auxiliar Medina Olmos, el director de la Caja de Previsión Social y una serie de ilustres granadinos que fueron luego protagonistas de la vida política y social de la ciudad: Pascual Nácher, Acosta Inglot, Gallego Burín, Manjón (Pedro), Ángel Barrios, López Dóriga, Pareja Yébenes, Pérez Sarrabona… jóvenes entonces que tal vez pensaban llegar a viejos y no les debía parecer mal homenajear a la vejez.

El Patronato empezó con un fondo de 1.805 pesetas en la Caja de Previsión, producto de la recaudación de un acto benéfico celebrado en el Corpus. Sus objetivos, según el discurso inaugural de forma literal, eran "enaltecer la idea de la vejez, inculcar el respeto y veneración a los viejos y crear una mejor situación económica a aquellos que sean pobres" mediante la concesión de pensiones en metálico, constitución de capitales que produzcan rentas, organización de fiestas populares, verbenas castizas, conciertos y tómbolas benéficas, girar visitas a los viejos enfermos y publicar memorias que hagan resaltar virtudes y hazañas de algunos de ellos. Se seguía el ejemplo de los homenajes ya creados en el resto de España, empezando por el primero que fue el del 5 de abril de 1915 en San Sadurní de Noya (Barcelona). Luego se extendería por toda España llegando a Madrid en 1929 en un acto celebrado en el Teatro de Latina donde se repartieron libretas de pensiones vitalicias por valor de una peseta a los 83 viejos que pasaban de los 80 años.

Se agradecen los homenajes, aunque esto dice el texto más antiguo escrito sobre los viejos por un escriba egipcio de la V Dinastía (hace 4.500 años): "Qué penoso es el fin de un viejo! Su vista disminuye, sus oídos se vuelven sordos; su fuerza declina, su corazón ya no descansa; su boca se vuelve silenciosa... La vejez es la peor de las desgracias que puede afligir a un hombre". Tras el horrible texto de este escriba malafollá, bienvenidos sean los homenajes, aunque si no hay conciencia ni educación no sirven 'pa ná'.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios