Profesores se sienten presionados por no firmar el Plan de Calidad

  • Las direcciones de los centros que han aceptado la orden obligan a los docentes que la han rechazado a que se sometan a evaluaciones incluidas en el programa

Comentarios 3

El 80 por ciento de los docentes granadinos que ha rechazado el Programa de Calidad y Mejora de los Rendimientos Escolares se está viendo obligado por las direcciones de sus centros a someterse a actividades y evaluaciones incluidas en una medida que ellos mismos rechazan. Así lo denunciaron ayer los sindicatos Apia, CGT, Sadi y Ustea que, de nuevo, volvieron a solicitar a la Consejería de Educación de la Junta de Andalucía la retirada de la orden.

Los sindicatos contrarios al programa de la Junta manifiestan que, en lugar de mejorar la calidad y el rendimiento en los centros, la norma lo que está provocando es una tensión entre los profesores que la aceptan y los que la rechazan que es difícil de mantener.

La portavoz de Ustea, Mónica Ruiz, explica que en determinados centros, sobre todo, de Primaria ya se están pasando a los alumnos cuestionarios para que los padres valoren aspectos tan concretos como el trato que el tutor da a su hijo o si están satisfechos con el trabajo que realiza. "No entendemos por qué un docente que no apoya este programa y que no va a cobrar los incentivos económicos estipulados tiene que verse evaluado de tal manera por los padres. Cuando los docentes se niegan, la dirección les obliga a hacerlo porque en la orden no se especifican otras opciones ", concreta.

Javier Derrac, representante de la Asociación de Profesores de Institutos de Andalucía, anuncia que "tal y como está la situación" no descartan el movilizarse o realizar algún tipo de protesta más contundente próximamente. "Desde la delegación no nos dan respuesta a nuestras demandas, ni siquiera nos ofrecen los datos de las consultas que se hicieron en los centros educativos sobre el plan".

Por su parte, Angela Sánchez, delegada de CGT añadió que la administración no debería ser ajena a este resultado y debería recapacitar sobre el rechazo masivo que ha tenido el programa. Sánchez apunta que el incentivo económico nunca va a mejorar el rendimiento del alumnado. Los portavoces insisten en que los datos del rendimiento escolar y de la calidad de los centros sólo se mejorarán cuando se bajen las ratios en las aulas, se aumenten los profesores, haya más estabilidad laboral y se invierta por lo menos un 7 por ciento en Educación y no a base de un programa que vincula los éxitos o los fracasos de los alumnos a los incentivos económicos que se les otorgue a los profesores. Los sindicatos esperan que Educación atienda sus demandas y acepte una reformulación de la medida. Por el momento, la delegación prefiere no hacer declaraciones.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios