Gabriel Díaz Berbel. Ex alcalde de Granada y ex senador del PP

"Queremos saber por qué con nuestro dinero se promocionó a un candidato"

  • El que fuera regidor insiste en que para avanzar de verdad hace falta una renovación ideológica en el partido y acabar con el "entorno de amiguetes" que dicen que sí a todo lo que propone la dirección

Comentarios 10

-Pide usted un debate interno para que la militancia opine sin censuras. ¿Ahora la hay?

-Implícitamente. La hay cuando llegas a una reunión de la directiva provincial y, al pedir explicaciones de por qué la campaña casi se ha limitado a la promoción de un candidato al Senado y de cuánto ha costado eso, se te responde que la han pagado familiares y amigos de Sebastián Pérez. Pues no, mire usted, no es así...

- ¿Sin más explicaciones?

- Eso es lo que dijo el gran capitán... Hombre, yo cuando he hecho una campaña, las cuentas han ido al céntimo. Pero es que supongo que no sólo han pagado esos familiares y amigos, sino que también se le habrá pegado un pellizco a los afiliados. Y los militantes queremos saber en qué se ha empleado nuestro dinero, como también por qué se ha optado por promocionar a un candidato, una estrategia que, me consta, en Madrid no ha gustado nada. Y es lógico, porque crea confusión. A mí uno me llegó a preguntar: '¿a quién hay que votar, a Zapatero o a Sebastián Pérez?'

- También se ha quejado de la autocomplacencia de la actual dirección, a lo que ésta replica diciendo que se han logrado más votos que nunca...

-Van por los pueblos recibiendo aplausos, dando una vuelta al ruedo sin que se lo pidan. ¿Qué festejamos? ¿Que Rajoy vuelve a estar en la oposición? ¿Que Arenas ha perdido por tercera vez?... Por eso me puse en contra del coro de palmeros, porque no me sirve que me digan que se han ganado dos mil votos en Albolote. No podemos seguir instalados en la dulce derrota y conformándonos con ligeros avances, porque éste es un partido hecho para ganar.

- Usted estaba en la lista al Parlamento. ¿Llegó a pensar que no pintaba nada ahí?

- Di mi nombre cuando comenzó la campaña y el despliegue fotográfico fue posterior. Ya ahí no iba a pedir que me quitaran para montar un escándalo, pero sí decidí que después pediría explicaciones, porque me consta que otros están también muy cabreados. Como Vizcaíno, que lo llevaron al Senado de relleno cuando ha sido presidente de la Confederación del Guadalquivir. A mí me dijo Sebastián Pérez que yo tenía muchos problemas para ir al Senado, que por eso no me ponía en la lista. Yo no sabía qué problemas eran esos y luego vi que el problema era que iba él. Me decía que no sabía qué hacer y mientras ya estaba haciendo los carteles. Eso no se le hace a una persona que le ha salvado la cabeza tres veces. ¿Por qué no me puso en la misma lista que él? No, me puso en la del Parlamento, al final. Y ha sido la lista más votada, así que algún tirón tendré...

- Pide usted una revolución ideológica. Y de personal también, se supone...

-Es que no puede haber una renovación si se mantiene el entorno de amiguetes que te dicen que sí a todo. Ahí incluyo a Ayllón, ese hombre que se pasa el día en los juzgados y que ahora, por lo que me llega, dice de mí que soy un cadáver político. Pues que sepa que los muertos, a veces, dan sustos.

-¿Quién podría encabezar esa renovación ideológica?

-Ignacio Fernández [alcalde de Otura] tiene mi respaldo. En realidad, tengo la obligación de respaldar a cualquiera que prometa una gestión más clara, más eficaz y desprendida de intereses personales. Pero yo me mojo más. Creo que si en Andalucía la renovación pasa por Carlos Rojas, en España pasa por Ruiz Gallardón. Por mucho que los puristas digan que es un rojo, nos traería un puñado de votos del PSOE que nos permitirían gobernar con holgura.

- Pero antes de hablar de España. ¿En Granada su apuesta es Rojas o Fernández?

-Rojas está en el Parlamento y en Motril. Cargarle con la responsabilidad de la presidencia quizás sería demasiado. Fernández podría ser presidente perfectamente, pero él aceptaría que fuera otro, lo que quiere es abrir el partido, como yo y como muchos que no hablan porque no se atreven.

-La dirección provincial dice que no toca hablar de esto, sino sólo del Congreso Nacional.

-Toca en cualquier momento, no cuando ellos digan. El PSOE, con gran habilidad, nos ha arrinconado en la derecha bajo palio, y así no vamos a ninguna parte. Los que mandan aquí seguirán teniendo sus poltronas, pero insisto en que así no vamos a ningún lado. Hemos hecho cosas de locos. En Granada se puso a Carolina Vigo de número seis al Parlamento para ver si no salía y, como decía la película, no salía y parecía un accidente. Pues salió, y me alegro mucho por ella.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios