Rehabilitación solidaria contra la ruina en la Casa del Aire

Casi una veintena de vecinos y solidarios con la Casa del Aire acudieron ayer a una jornada de rehabilitación del inmueble, organizada por el Grupo Stop Desahucios del 15-M de Granada. Con esta acción, el movimiento quiere denunciar y evitar en la práctica la declaración de ruina que, según el grupo, busca la inmobiliaria Edivara a través del deterioro de la vivienda del Albaicín, en la que sólo queda un vecino, con contrato indefinido.

María José Mora, miembro del colectivo Solidarios Casa del Aire, explicó que los trabajos se centraron en adecentar los espacios comunes del edificio, "los únicos a los que la inmobiliaria no ha cortado el acceso" y que se encuentran "sin mantenimiento alguno". Concretamente, se encalaron paredes, se pintó parte de la entrada y se retiró el escombro "que los propietarios dejaron después de romper los techos". Además se instaló de nuevo la luz en la escalera, después de que fuera cortada, aseguró Mora.

Esta voluntaria señaló además que las ventanas abiertas en las viviendas permanecen tapiadas para denunciar que se permita "deteriorar la casa para poderla declarar en ruina económica y que los propietarios puedan construir apartamentos de lujo, ya sin el vecino que queda dentro". Dentro de esta estrategia situó también el desalojo, hace tres años, de los vecinos que quedaban en la Casa del Aire y a los que la inmobiliaria se negó a regular el contrato cuando compró el inmueble. "Los echaron con la excusa de que impedían el paso para una rehabilitación que nunca se ha llevado a cabo, cuando en realidad eran ellos los que mantenían el edificio", afirmó. Clara Martínez, la penúltima vecina que permanecía allí, fue desalojada también en diciembre del pasado año después de dos intentos frenados por el 15-M.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios