Renfe anula la ruta hacia el Levante a cambio de bus y AVE por Antequera

  • Las trabajos de Adif en Castellón motivan la decisión que acaba con el último tren nocturno de Andalucía que dejará de prestar el servicio el 1 de agosto entre Granada y Barcelona

La conexión nocturna con el Levante español tiene los días contados. El servicio estará vigente hasta el 1 de agosto. Fecha a partir de la cual no se pueden comprar los billetes en la web de Renfe. Quien desee adquirirlos del día 2 en adelante se encontrará con una nueva modalidad: el billete combinado de bus y AVE a Barcelona y Valencia. El vehículo próximo a extinguirse une Granada con la ciudad condal, Valencia, Castellón, Albacete y Tarragona sin olvidar otros núcleos de población como Linares-Baeza (Jaén), Alcázar de San Juan (Ciudad Real) y Salou (Tarragona). Visto así cobra especial trascendencia la línea sin olvidar que uno de los principales flujos de recepción turística de la provincia procede principalmente de esa zona del país. De igual modo, es una puerta al exterior para los granadinos que optan por el tren para viajar a esas ciudades. El horario es un atractivo de la ruta ya que muchos usuarios aprovechan las horas de sueño para efectuar el trayecto.

El itinerario desde Granada a Barcelona se completa en 11 horas y 9 minutos con salida desde la estación de Andaluces a las 21:30 horas y llegada a la terminal de Sants a las 8:39 horas. La distancia entre Granada y Valencia se completa en 6 horas y 40 minutos con el mismo horario de partida mientras que la llegada a la capital del Turia se produce a las 4:10 horas.

Desde el primer domingo de agosto todo eso va a cambiar. Dicha transformación provocará que la estación Antequera-Santa Ana se convierta en el gran centro de referencia para desplazarse hacia el Levante. Por el corte de la vía con Granada a causa de las obras del AVE, habrá que viajar en bus hasta la terminal de la localidad malagueña y allí hacer transbordo a los trenes de altas prestaciones que cubren la ruta bien con Barcelona o con Valencia. Y es que en la actualidad, a través de ese núcleo de comunicación ferroviaria pasan diariamente dos trenes AVE por cada sentido que cubren la distancia entre Málaga y Barcelona (con paradas en Córdoba, Zaragoza o Tarragona).

El motivo por el cual se va a proceder a la eliminación del tren hotel es la obra del Corredor Mediterráneo a su paso por Castellón, con la implantación del tercer carril sobre la vía. Unos trabajos que afectan a la comunicación ferroviaria entre la Comunidad Valenciana y Cataluña y que por ende incide en la conexión de Granada con Barcelona, entre otras muchas líneas (incluidos cercanías) que pasan por la zona en cuestión. Renfe ha dado así carpetazo a la solución para mantener la ruta con la capital catalana, de hecho fuentes de toda solvencia advirtieron ayer a Granada Hoy que "en cualquier caso siempre habría una alternativa".

Lo que sí está claro es que se suprimirán las escalas que ofrece por ahora el único tren nocturno que queda en Andalucía por municipios de menor rango a las capitales. La idea de Renfe es garantizar la unión de las cabeceras de provincia en detrimento de puntos como Linares-Baeza o Salou, capitales como Albacete inclusive. A día de hoy viajar a Barcelona en este tipo de convoyes cuesta entre los 41,60 euros de la clase turista y los 190,80 euros de alta gama con cama. La diferencia del precio a Valencia es mínima: 42 euros en turista y 183,90 euros con coche cama de gran clase. No obstante, si se elige billete de ida y vuelta conjunto se produce un ahorro notable que llega a superar los 30 euros en algunos casos concretos.

Esos guarismos experimentarán variaciones a partir del 2 de agosto al ser vehículos de Alta Velocidad los que presten el servicio. El precio del billete entre Granada y Barcelona (solo ida) oscila entre 58,40 euros y 116,80 euros. En el caso de Valencia entre 42,95 euros y 71,60 euros. A eso hay que añadir que el tiempo de viaje se reduce hasta las 6 horas y 50 minutos entre Granada y Barcelona como poco, y a 5 horas y 41 minutos en el caso de Valencia.

La supresión del tren hotel unida a la ralentización del proyecto del AVE ha despertado incertidumbre en los empleados de Renfe Granada quienes esperan que no les afecte estas dos cuestiones. Por su parte, desde la Asociación Amigos del Ferrocarril de Granada consideran que el futuro en la provincia "es bastante negro". En 1985 se puso fin a la conexión hacia levante por Guadix y Baza y treinta años después ocurre ahora lo mismo por la vía de Moreda.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios