Rober aumenta en un 20% las inspecciones para evitar fraudes

  • La empresa realiza 12.000 controles en los últimos 5 meses, 2.000 más que en el mismo periodo del año anterior

Los asiduos del transporte público de Granada se habrán percatado de la mayor presencia de revisores en los autobuses urbanos.

En efecto, la empresa Rober -encargada del transporte público de la ciudad- ha reforzado la plantilla de inspectores. En concreto, según informó el gerente de Rober, Guillermo Robles, el cuerpo de revisores cuenta desde antes de verano con dos nuevos trabajadores, que se suman a la decena antes existente. "Es la obligación de Rober comprobar que la gente paga su billete", alegó Robles.

Asimismo, el número de inspecciones llevadas a cabo en todas las líneas del servicio se ha incrementado en un 20 por ciento, alcanzando los 12.000 controles realizados desde octubre de 2007 a marzo de 2008, frente a los 10.000 que se efectuaron en el periodo anterior, según informó la empresa. Las inspecciones se realizan cada semana en una zona distinta.

"Es una función logarítmica: a mayor número de inspectores y de controles, menos infracciones se cometen", explicó el presidente de Rober, quien añadió que "la presencia de los revisores crea más tranquilidad en los usuarios".

No obstante, la empresa concesionaria no dispone de potestad sancionadora frente a los infractores, por lo que los inspectores que localicen a un pasajero que viaja sin el pertinente billete sólo pueden exigirle que abone el importe correspondiente en el acto o que abandone el autobús. "La gente, una vez que es descubierta, no suele negarse a pagar el viaje. Incluso muchos bajan del vehículo por el bochorno", según Robles.

Respecto al perfil de los infractores, el responsable de Rober aseguró que no hay un prototipo de infractor, sino que es "una cosa global, igual que ocurre con los hurtos de los grandes almacenes".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios