Granada

El SAS tendrá que contratar a una médica granadina que fue discriminada por embarazo

  • El Reina Sofía de Córdoba pagará también el año de sueldo que debería haber cobrado

Entrada de acceso al Materno del Hospital Reina Sofía. Entrada de acceso al Materno del Hospital Reina Sofía.

Entrada de acceso al Materno del Hospital Reina Sofía. / g. h.

Un día después de la celebración del Día del Trabajador, ayer saltaba la noticia de que el Juzgado Contencioso Administrativo 2 de Granada va a obligar al Servicio Andaluz de Salud (SAS) a contratar a una médica granadina a la que consideró no apta para un puesto por estar embarazada.

La facultativa, al conocer esta noticia hace un año -la convocatoria del hospital está fechada en el 5 de abril de 2017-, se puso en contacto con CSIF Granada, sindicato al que está afiliada y desde donde ha sido asesorada durante todo el proceso. Victorino Girela, responsable de sanidad de la entidad, confiesa que cuando el caso llegó a ellos se les pudieron "los pelos de punta y los compañeros del Comité de Seguridad" de la capital se encargaron del caso de forma inmediata.

Hacer una prueba médica antes de contratar al profesional también es irregular"Victorino GirelaSindicato CSIF Granada

La granadina fue requerida para cubrir una baja por maternidad como facultativa especialista del área de radiofarmacia del Hospital Reina Sofía de Córdoba, pero, expone Girela, no se llegó a firmar el contrato ya que, durante las pruebas previas, se detectó el embarazo de la médico, "que ni ella conocía" y por la que la consideraron no apta. Igualmente, subraya, "es irregular realizar pruebas médicas" a un trabajador que aún no ha firmado su contrato.

El centro cordobés reaccionaba ayer al fallo de juzgado de Granada diciendo que, en su momento, "el hospital actuó pensando en todo momento en la protección del bebé y de la madre, ya que se trata de un servicio en el que se trabaja con radiofármacos y hubiera habido riesgo para ambos".

"Este caso es el primero en Andalucía", aduce Girela, que añade que "lo que dice la legislación es que lo primero que se ha de hacer es contratar y luego adaptar el puesto a las condiciones del trabajador, si no lo que se está haciendo es discriminar por razón de sexo".

Según Girela, la abogada de la defensa, Cristina Mancebón, argumentó que existe jurisprudencia tanto en el Tribunal Europeo como en España en casos como éste por lo que la jueza finalmente les acabó dando la razón y anula la resolución que indicaba que no podía trabajar en la unidad, y le impone parte de las costas a la administración.

El hospital cordobés, tras conocer la sentencia, pedía ayer "disculpas" por la "situación provocada en su momento" a la médica y anunció que contratarán a "esta profesional en las mismas condiciones que se ofertó en su día".

Además de eso, aseguran desde CSIF, que también se le pagará el sueldo de este pasado año durante el que tenía que haber estado contratada. Así, según la juez, ha estimado su recurso ya que los tratos desfavorables en el trabajo basados en el embarazo o la maternidad "constituyen una discriminación por razón de sexo", indica la sentencia, que adelantaba ayer el diario El Mundo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios