proyecto de ordenación de la gestión El SAS presenta el borrador ante el rechazo sindical

El SAS premiará con más recursos a quienes ahorren y cumplan objetivos

  • La Junta plantea una nueva estructura para hospitales y centros sanitarios basada en las unidades de gestión clínica, un modelo con el que Salud busca simplificar el organigrama y reducir los costes

Comentarios 5

"Para garantizar la sostenibilidad del Sistema Sanitario Público de Andalucía es necesario incorporar una cultura de corresponsabilidad de los profesionales en el control del gasto sanitario, al tiempo que es imprescindible adelgazar las estructuras administrativas simplificando las mismas y descentralizando la gestión al objeto de reducir sus costes y lograr la mayor eficacia. Se hace obligado, por tanto, desarrollar una nueva regulación del marco funcional". Y en ello está trabajando la Consejería de Salud, inmersa en la transformación de la estructura organizativa y funcional de los hospitales y centros sanitarios. Un cambio que se pedía a voces pero que se ha encontrado con el rechazo frontal de los sindicatos por el modelo propuesto por el SAS.

Un modelo que premia el ahorro, la eficiencia y el cumplimiento de objetivos profesionales y que, según los sindicatos, supondrá importar al sector público prácticas de funcionamiento propias de las empresas privadas. De hecho, dicen que todos los servicios funcionarán como microempresas con total autonomía en cuestión de personal, financiación y recursos, algo en lo que no están de acuerdo.

Mientras la Administración defiende su modelo y lo basa en la autogestión y la mejora de la asistencia, los sindicatos ven una estrategia que reduce los derechos de los profesionales y prima la gestión económica y empresarial frente a la asistencia sanitaria. Y no es sólo un rechazo verbal sino que todos los sindicatos presentes en la mesa sectorial de sanidad han comunicado a la propia consejera de Salud que si no negocia y modifica el decreto no contará con su apoyo. Y es más, plantean incluso medidas judiciales ya que consideran que el decreto contraviene algunas normativas anteriores.

El documento en cuestión es el Proyecto de decreto de ordenación y regulación de la gestión clínica en el Servicio Andaluz de Salud, es decir, el decreto que da respaldo legal a las nuevas unidades de gestión clínica, una estructura de trabajo a la que tienen que tender todos los servicios actuales de los hospitales y centros de atención primaria antes de que acabe este año.

Esta nueva estructura son las unidades de gestión clínica, que pueden ser de Atención Primaria, de Atención Hospitalaria, de Salud Mental, Intercentros (son las que se están creando en el proceso de fusión del Virgen de las Nieves y el Clínico) e Interniveles (unen hospital y Atención Primaria). La idea de Salud es que funcionen de forma autónoma bajo una dirección única a la que dan total responsabilidad en la gestión del personal y recursos. Y ahí está el mayor problema de los sindicatos, que critican el 'poder' que se da al director, que pasa a tener potestad no sólo en la gestión de la asistencia como lo hacen ahora los jefes de servicio sino también en la gestión laboral de sus trabajadores.

El 'premio' de Salud ante el ahorro y el cumplimiento de objetivos es claro. Se han establecido tres niveles de autonomía para las unidades y el paso a un nivel superior se evaluará en función del presupuesto y los objetivos, entre otros. El nivel I es el más básico y el III el de mayor autonomía. Las unidades que pasen al nivel II tendrán competencia en la "gestión del gasto de las partidas variables que se le asignen a la Unidad de Gestión Clínica en las que ésta tenga capacidad real de optimizar los recursos y generar márgenes de eficiencia" y tendrán una "asignación de fondos para configurar su propia oferta formativa". Si se llega al nivel III los beneficios son mayores. El decreto incluye en el nivel III que "en el supuesto de que tras el cierre del ejercicio económico la unidad hubiera obtenido un balance económico favorable, debido a haber disminuido el gasto previsto en el presupuesto en el capítulo 1 como consecuencia manifiesta y directa de una gestión eficaz sin desplazar costes externos o indirectos, la cantidad ahorrada no menoscabará la partida de gastos de personal para el ejercicio siguiente". Es más, tendrán una partida presupuestaria "de igual importe que el ahorro obtenido" que podrá aplicar a otras necesidades. Si también hay resultados favorables en los capítulos 2 o 4, "dos tercios de dicha cantidad quedarán a disponibilidad de la unidad para el ejercicio siguiente". Además, dispondrá de una partida presupuestaria para inversiones e infraestructuras y otra para iniciativas de innovación.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios