Y a todo esto: ¿Qué es un SIP?

  • El Sistema Institucional de Protección, poco conocido en España, es una alianza entre entidades que permite aunar esfuerzos, minimizar riesgos y que cada cual mantenga su autonomía

A la alianza entre CajaGranada, Caja Murcia, Sa Nostra y Caixa Penedés se la conoce técnicamente con el nombre de Sistema Institucional de Protección, o de forma más común, por sus siglas, SIP. Como no es ni la primera ni la segunda vez que este periódico recurre a nombrarla, y como con total seguridad va a seguir haciéndolo a partir de ahora, conviene saber de qué se trata la cosa.

De forma didáctica, sin caer en excesos de erudito, lo explica Santiago Carbó, catedrático de Análisis Económico de la Universidad de Granada y consultor del Banco de la Reserva Federal de Estados Unidos.

"En realidad se trata de una figura que no es nueva, que existe desde hace tiempo. Entidades como Credit Agricole, en Francia, o Rabobank, en Holanda -fundada en 1976- , son SIP. En España también hay ejemplos, aunque menos. Ya existen algunas cooperativas de crédito formadas de esa manera", comienza.

Lo que lleva a varias entidades a agruparse en un sistema de esas características es, por un lado, funcionar como una sola "a la hora de computar su solvencia, su liquidez o sus riesgos"; y por otro, mantener una puerta abierta a la independencia. "Los elementos propios, como sus órganos de gobierno o su red comercial tienen una gran autonomía, funcionan de forma independiente", comenta, y para centrarse en el caso granadino, pone un ejemplo bien claro: "La Obra Social de CajaGranada seguirá vinculada a su territorio".

Otra forma de unir esfuerzos por parte de las cajas que forman un sistema de estas características es centralizar ciertos servicios. "Recurriendo a servicios centrales ahorran costes. La tesorería, el departamento de riesgos o la relación con los mercados se unifican en una sociedad central", incide el profesor, que por lo demás insiste en que los asociados siguen manteniendo sus señas de identidad propias. En el caso de CajaGranada, su vinculación con el territorio, así como su Consejo de Administración, sus demás órganos de gobierno, su red de oficinas...

Si tan positivo parece todo, la pregunta es obvia: ¿Por qué hay algunas cajas que se empeñan en seguir yendo en solitario, con tantas ventajas como tiene un SIP?

El profesor alega que, por lo pronto, era una figura relativamente desconocida en nuestro país, al menos en el mundo de las entidades financieras. Pero más importante que eso es que ese sistema de protección no se había hecho realmente necesario hasta ahora, cuando las condiciones del mercado financiero han cambiado de forma brusca. Hay demasiadas cajas, y eso es algo que a nadie se le oculta, así que no quedaba más remedio que fusionarse... o recurrir a esto.

"Y es algo por lo que han optado algunas porque han visto que el sistema encajaba bien con su filosofía, porque no perdía su enfoque territorial pero lograba ser más fuerte", justificó el catedrático y analista.

Aunque no todo son ventajas. Nadie garantiza que una fusión (aunque sea fría) funcione bien de por vida. Torres muy altas, económicamente hablando, han caído. "El riesgo existe, eso está claro, y este tipo de fusiones se firman para un periodo mínimo de diez años, con lo que hay un camino de integración largo e importante. Lo que pasa es que si el SIP es solvente, y eso casi se da por descontado, es difícil que se caiga".

Consejos para conseguir un buen SIP, según el profesor: "Hay que buscar buenos socios, en el sentido de que sean solventes. Que no sean muchos, para que la relación se haga más llevadera y para evitar que pueda haber muchas voces discrepantes. También es importante que las entidades que se fusionan de esa manera sean de un tamaño parecido. De lo contrario, la grande se terminará comiendo a la pequeña", razona.

Dos últimas cuestiones: ¿La fusión fría termina convirtiéndose en fusión normal y corriente y todos los implicados operan con el mismo nombre? ¿Dónde funcionará CajaGranada con su nombre de pila y dónde con el que tenga el SIP?

"Desde el primer día de su funcionamiento, el SIP debe tener un nombre común, porque es lo apropiado para ir a los mercados. No es lógico trabajar con una entidad que tiene cuatro nombres. CajaGranada seguirá operando con total normalidad con su nombre en su ámbito de actuación. No es previsible, por lo demás, que instale sucursales en Murcia o Baleares, como tampoco al contrario, porque sería como competir con tu socio y lo normal es que los territorios no se solapen. Que el nombre común termine imponiéndose al de cada cual es algo que se vería con el tiempo", concluye el catedrático.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios