Granada

Salud abordará el conflicto de los MIR con un reajuste completo de las Urgencias

  • La Junta pide "confianza" y achaca la falta de personal a órdenes del Gobierno

  • Doscientas personas exigen en el PTS nuevos contratos

Comentarios 1

Apenas tres días después de que los médicos residentes de Granada (MIR) anunciarán su intención de hacer una huelga en Urgencias, las gerencias de los dos hospitales -Virgen de las Nieves y Hospital Campus- han reaccionado para negociar con el colectivo, atender sus demandas e intentar buscar una solución con la mayor agilidad posible. No será fácil. Pese a que ayer hubo acercamiento de posturas, la convocatoria de huelga indefinida a partir del viernes se mantiene.

El primer encuentro entre los miembros del Comité de Huelga de los MIR y los gerentes Pilar Espejo y José Luis Gutiérrez se celebró ayer junto a la directora gerente del Distrito Sanitario de Granada, María Aguilera. Una reunión que sirvió como toma de contacto ante una amenaza de huelga que, de ser secundada mayoritariamente, supondría una situación grave en las Urgencias de ambas áreas hospitalarias.

De este encuentro, según declara Mikel Farrés, miembro del Comité de Huelga, no salieron soluciones ni compromisos que apaguen la huelga, que se mantiene a la espera de una segunda reunión que tendrá lugar hoy. El de ayer, comenta Farrés, fue un "gesto" de acercamiento por parte de las gerencias, que asistieron a las demandas y denuncias de los MIR, receptivos, aunque algo "incrédulos y desconocedores de la realidad de urgencias". Algo que, por otro lado, también han denunciado sindicatos y profesionales en varias ocasiones.

Durante las tres horas que duró la reunión, se discutieron todos los puntos que aparecen en el manifiesto de los MIR -un total de 13- aunque finalmente no se les propuso "nada concreto". A este respecto Farrés opina que la reunión fue una "toma de temperatura" a este nuevo movimiento. Así, detalla este MIR que durante la reunión advirtieron a los gerentes de que no es su intención "llegar a la huelga ni a otros mecanismos" que aún guardan en la recámara como acudir a la Comisión de Docencia nacional del Ministerio de Sanidad, recurso que están intentando evitar ya que esperan poder "resolver todo esto antes".

Así, sin ninguna solución en firme de momento, el engranaje de la huelga sigue en marcha hasta que, al menos, los problemas más acuciantes sean atendidos por el SAS. "Donde ha habido más discusión ha sido en el tema del número de adjuntos", relata Farrés que hace hincapié en que aunque hay otras medidas necesarias, son cruciales tanto el aumento de la plantilla para evitar que "el servicio de urgencias dependa de los residentes" y que se garantice la docencia y la supervisión de su trabajo ya que es su primera toma de contacto con los pacientes.

Por parte del SAS, el gerente del Hospital Campus, José Luis Gutiérrez, declaró a este diario que muchos de los puntos que plantean los residentes "tienen que ver con ajustes propios del engrase del fin de proceso de desfusión" y que no están relacionados "solamente con el reajuste de las Urgencias" sino también con el funcionamiento de la hospitalización". Así, dejó patente que "muchos de esos aspectos pueden tener una muy fácil resolución" y anunciaba su predisposición para "tener algún contacto más" y comprobar en qué medida pueden "dar respuesta a lo que plantean de una manera factible y satisfactoria para todos".

En cuanto al déficit de profesionales -protagonista de las demandas tanto de sindicatos como de otros profesionales y plataformas- Gutiérrez detalla que están aún analizando "las necesidades y el rediseño de los circuitos a partir de la foto de frecuentación definitiva que se está consolidando en estos días" para poder objetivar las necesidades reales de las Urgencias. Afirmaba así que antes de plantear un aumento de profesionales en el área necesitan consolidar los datos de asistencia para poder "tomar decisiones de recursos".

Sobre la huelga del próximo viernes también se pronunció ayer la delegada del Gobierno, Sandra García, quien matizó a preguntas de los medios que, en lo relativo a los MIR, "hay que mirar al Gobierno", pues en Andalucía "faltan" más profesionales y se es "consciente" de ello: "Pero es el Ejecutivo central en el que debe aumentar las plazas de este colectivo y normalizar las plantillas" tanto en esta como en el resto de comunidades autónomas, tras haber estado muy limitada la tasa de reposición en la administración pública".

También relacionado con el acuciante tema de la falta de personal, ayer tuvo lugar una nueva concentración de la Plataforma Justicia por la Sanidad -con Jesús Candel a la cabeza-. Ésta comenzó a las 10 horas aunque ya llegada la tarde se decidió ponerle fin ya que, según Candel, los responsables del hospital no iban a hacer "ni caso" a sus reivindicaciones, por lo que la jornada de reivindicación finalizó antes de tiempo. La protesta tuvo lugar frente a las puertas del Hospital Campus y tenía como objetivo que el centro comience a afrontar una mayor dotación de personal.

La participación en esta concentración llegó a alcanzar unas 200 personas y se desarrolló sin incidentes, según fuentes de la Policía Nacional. La concentración hizo un llamamiento también a la unidad del personal para las peticiones de mayor dotación de personal. Antes del mediodía, y tras animar a los participantes a entrar en las instalaciones del hospital, Spiriman pidió a la Consejería de Salud que se comprometiera "por escrito" a las peticiones que, en materia de personal, hacía su asociación. Así Candel también pidió su apoyo a los representantes del Comité de Huelga de los MIR.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios