Salud acepta un nuevo perfil de donante para lograr más órganos

  • Se trata de la donación en asistolia, es decir, el trasplante de fallecidos por parada cardiaca en su domicilio o la vía pública · Granada es la tercera ciudad española en aplicar este modelo

Las donaciones de órganos por accidente de tráfico o por muerte encefálica van disminuyendo progresivamente pero no así las necesidades de órganos que salven la vida a pacientes en listas de espera. Por este motivo, la Organización Nacional de Trasplantes puso en marcha hace unos años el Plan 40 para fomentar la donación de órganos con el renal de vivo y la donación cruzada. Pero siguen haciendo falta órganos y donantes, por lo que la búsqueda de opciones no cesa.

Salud, y en concreto en Hospital Virgen de las Nieves de Granada, acaba de incorporar una nueva forma de donación. Se trata de la donación por asistolia, es decir, la que procede de un donante que ha fallecido por parada cardiorrespiratoria. Un protocolo que comenzó a aplicarse en enero y que ya ha conseguido seis donaciones en cinco meses. El plan de Salud es que Granada pilote este sistema para poder implantarlo a otros centros en función del éxito.

Con esta donación por asistolia se pueden donar los pulmones (sólo en el Clínico de Madrid), el hígado, los riñones y tejidos. De hecho, con las seis donaciones en asistolia conseguidas hasta ahora se han realizado cinco trasplantes renales, diez de córneas y múltiples trasplantes de segmentos vasculares y de tejidos osteotendinosos, todos con buena evolución.

Granada se convierte así en la tercera capital de España en realizar este tipo de trasplantes tras Barcelona (Hospital Clínic) y Madrid (Hospital Clínico y 12 de Octubre). "Antiguamente se hacían estos trasplantes en algunas ciudades pero con una técnica muy primaria. Al aumentar las muertes por accidente de tráfico se dejó a un lado a estos donantes porque no hacía falta. Pero ahora, con el cambio de perfil del donante, generalmente añoso en donaciones multiorgánicas, lo que hace que sea difícil encontrar órganos para gente joven, hay que retomar la técnica, que ahora está mucho más perfeccionada y permite que se preserven mejor los órganos", explica el coordinador sectorial de trasplantes de Granada-Jaén, José Miguel Pérez Villares.

Para la donación por asistolia el donante es una persona que fallece por parada cardiorrespiratoria en su domicilio o en la vía pública. Entonces se activa un protocolo acordado con el 061 de intento de reanimación y conservación de órganos en caso de que el paciente no responda. La diferencia con la muerte encefálica (cerebral) es que ésta se suele producir en una UVI o UCI y es el cerebro el que deja de funcionar por lo que se mantiene la actividad del resto de órganos. En la donación en asistolia, es el corazón el que deja de funcionar y, por tanto, de bombear sangre, por lo que la muerte es por el cese irreversible del latido cardiaco.

Que sea en la vía pública o en el domicilio es porque el protocolo cuenta con la colaboración del 061, que detecta un posible donante y lo traslada al hospital intentando mantener los órganos para que se inicie todo el proceso. Por ahora, el protocolo para un caso de este tipo en el interior del hospital no está cerrado ya que implicaría la colaboración de muchos servicios.

El protocolo, en resumen, sería el siguiente. Una persona sufre una parada cardiaca en su domicilio o en la vía pública y acude el 061. Si tras intentar reanimar con el masaje cardiaco no se consigue pulso y los médicos ven que el paciente cumple las características (menor de 55 años y sin enfermedades infecciosas o transmisibles) pues se activa el protocolo de posible donante y se traslada al hospital. Allí pasa directamente a la UVI y se comprueban los parámetros establecidos por ley para certificar la muerte, entre ellos la ausencia de latido durante cinco minutos sin que intervenga ningún aparato médico o estímulo. "A partir de este momento se sigue el protocolo habitual de donante-receptor", explica Pérez Villares. Se mantiene al paciente para que los órganos sean efectivos, se avisa a la familia, se comprueba si existe testamento vital (si no es así se procede a hablar con la familia para que decida) y se busca al receptor para proceder al trasplante.

"Es un proceso mucho más rápido que la donación de vivos o por muerte encefálica ya que contamos con que los órganos dejan de funcionar cuando el corazón no transfunde la sangre. De hecho, desde que acude el 061 y comienza a actuar hasta que se inicia la operación de trasplante no pueden pasar más de seis horas", indica el coordinador. Por esto, cuando hay un posible donante por asistolia, se incluye en el protocolo la llamada del 061 al equipo de respuesta rápida avisando de un posible donante. Entonces, se trasladan hasta el hospital de manera inmediata dos coordinadores de trasplantes (médico y enfermero), un cirujano, un enfermero y un perfusionista para que esté todo preparado.

El protocolo también incluye la colaboración de Policía Local y Guardia Civil para que escolten las ambulancias acelerando al máximo la llegada al hospital.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios