San Agustín inmoviliza los coches que no pagan la reforma del parking

  • Parquigran exige 1.700 euros a cada propietario para financiar el coste de las obras que tuvo que ejecutar para legalizar la instalación l El juez obliga a retirar los cepos que colocó a los vehículos que no pagaban

La empresa concesionaria del aparcamiento de San Agustín, Parquigrán SL, ha instado a los cesionarios residentes de las plazas del garaje a que paguen los gastos ocasionados por las obras exigidas -en 2005- por el Ayuntamiento de Granada para subsanar las graves deficiencias que presentaba la instalación y que provocaron la clausura cautelar del garaje, según denunció la Asociación de Usuarios Residentes del Parking de San Agustín.

Esta iniciativa se llevó a cabo el pasado 11 de noviembre materializada en una carta dirigida a los 130 residentes de San Agustín, en la que se reclamaba el pago de los 744.376,77 euros que costó "la mejora y actualización de instalaciones", según recoge el texto. De este modo, a cada una de las 441 plazas con que cuenta el aparcamiento le corresponde el pago de 1.687,93 euros.

Paralelamente a esta comunicación, según denunció la Asociación de Usuarios Residentes, Parquigrán retuvo mediante cepos a dos coches durante alrededor de una semana, junto a los que aparecía una nota explicativa firmada por la empresa en la que se leía "Vehículo retenido por falta de pago". Esta inmovilización de los turismos era avisada en la carta de Parquigrán alegando "el derecho que tenía la empresa a retenerlos como garantía de pago".

Sin embargo, "la colocación de cepos sólo se puede realizar para los casos de impago del ticket y no por no hacerse cargo de las cuotas", alega la Asociación de Usuarios y Residentes.

Por ello, los propietarios de los dos vehículos inmovilizados emprendieron acciones legales contra la empresa y el juez que instruye la denuncia decretó -hace unos quince días- la retirada e incautación de los cepos, como medida cautelar, y abrió diligencias previas por un delito de coacción, cuando en un primer momento se tramitó como un juicio de faltas.

Junto a estas actuaciones, la Asociación de Usuarios Residentes del Aparcamiento de San Agustín adoptó en la última asamblea la decisión unánime de denunciar al gestor del garaje por amenazas o coacciones, según proceda en el momento de interposición.

Los cerca de setenta residentes que conforman el ente entienden que, si el decreto municipal que pidió el cierre de San Agustín entendía que había riesgo para la seguridad de los usuarios del aparcamiento, éste debería contar con las infraestructuras desde su apertura al público, por lo que las cuotas extraordinarias exigidas por Parquigrán "no son repercutibles" en los cesionarios del garaje. "Incluso nos exigía el pago de las cuotas de los dos meses en que el aparcamiento estuvo cerrado y cuantías por servicios -como el de vigilancia- que no se prestaban", añade la entidad.

Por otra parte, los residentes de San Agustín critican que la empresa sigue sin solventar las deficiencias puestas de manifiesto por el Ayuntamiento de Granada. En este sentido, la Asociación de Usuarios Residentes aseguró que la zona de propietarios seguía, hasta hace quince días, sin estar cerrada al público, de modo que cualquier persona podía acceder a las plazas de los cesionarios y en varias ocasiones son utilizadas por personas ajenas a los propietarios.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios