San Nicolás, un tubo de ensayo

  • El mirador del Albaicín apareció ayer repleto de jeringuillas en el marco de un estudio sociológico

El turístico mirador de San Nicolás apareció ayer inundado por más de 1.500 jeringuillas ante la atónita mirada de los vecinos y visitantes que se encontraban a primera hora de la mañana en el barrio del Albaicín. Analizar la reacción de los vecinos, que desconocían el por qué de la actuación, es precisamente el objetivo del estudio sociológico en el que se enmarca esta actuación.

El mirador, que reúne a diario a miles de personas dispuestas a disfrutar de las vistas de la Alhambra, fue el lugar elegido por los autores del ensayo que, para no truncar su proyecto, prefirieron no desvelar su identidad hasta que el estudio haya finalizado.

Un barrendero de Inagra que trabajaba en la zona aseguró que se llegaron a contabilizar unas 1.500 jeringuillas sin usar distribuidas entre el suelo y el poyete de este turístico enclave. Según los promotores del proyecto, la idea es indagar en las reacciones que esta actuación provoca en los vecinos del barrio. Parten de una premisa: según las quejas de los vecinos, la delincuencia y la presencia de drogodependientes son dos problemas del barrio a tratar.

"Queremos trabajar el imaginario colectivo, palpar cuáles son los prejuicios y los miedos de la gente del Albaicín, un barrio en el que los vecinos se quejan de la delincuencia y de la llegada de inmigración y okupas", explican los promotores de la iniciativa y añaden: "Creemos que más que lo hay en el barrio hay que atender a lo que la gente cree que hay".

La idea permitirá disponer de una herramienta para analizar los miedos y los prejuicios de los vecinos. Ayer, poco después de descubrir la presencia de jeringuillas una vecina le espetó a otra: "Ves como yo te decía que este barrio no es seguro". Unido a la imagen de las jeringuillas los promotores del proyecto han querido tocar otros conceptos como droga, pobreza o marginación.

Después de colocar todas las jeringuillas un equipo de limpieza del Ayuntamiento de Granada se dirigió hasta el mítico mirador de San Nicolás para recoger cuanto antes todos los elementos que se habían esparcido por el suelo y que habían generado inquietud entre los asistentes.

"Esa es la idea, esperar reacciones y palpar cómo reacciona cada colectivo cuando introduces en su ámbito nuevos elementos", argumentan los promotores del estudio, que aseguran que el análisis sociológico se prologará todavía durante unos días más.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios