Una fiesta en Santa Fe termina en una pelea entre clientes y porteros

  • La Guardia Civil descarta que hubiese disparos que testigos aseguran haber oído

Comentarios 7

Una monumental pelea entre un grupo de jóvenes y los porteros de una fiesta de Nochevieja en Santa Fe empañó la entrada de año a unas 600 personas.

El suceso, según algunos testigos, se registró alrededor de las cuatro de la mañana en la antigua nave del supermercado Consum de la localidad, cuando por motivos que se desconocen un grupo de jóvenes y la pareja de porteros del recinto comenzaron a discutir. De las palabras se pasó a las manos y a partir de ahí, según las mismas fuentes, uno de los chicos implicados sacó en la trifulca un arma de fuego y disparó hacia el techo -hecho que descartan los agentes de la Guardia Civil que acudieron a investigar el incidente, que se saldó sin detenidos-. Sin embargo, según el testimonio, fue este hecho el que provocó los mayores instantes de pánico en la sala ya que, sostiene, los promotores decidieron cerrar las puertas de la fiesta a las cuatro y media con los individuos que supuestamente provocaron los disparos hasta que se calmara la situación. Los asistentes se quejaron del retraso en la llegada de los fuerzas policiales que fue reclamadas por el cariz que tomaron los acontecimientos.

La indignación de los presentes se hizo patente en algunos de los destrozos que cometieron cuando tuvieron que abandonar el recinto pasadas las cuatro y media. Según fuentes municipales, la hora de cierre se alarga hasta las seis.

El alcalde de la localidad, Sergio Moreno, lamentó los sucesos registrados a la vez que aseguraba desconocer el alcance exacto de los mismos. "La Policía Local no me ha pasado parte alguno, lo que me tranquiliza en cierta manera, pues si hubiera ocurrido algo excesivamente grave lo sabría de primera mano", apunta.

Las denuncias sobre la ausencia de permiso municipal y autorización para la fiesta fueron rechazadas tajantemente por Sergio Moreno quien aseguró que precisamente esa fiesta era la única que contaba con la aprobación municipal dentro de las actividades navideñas, al margen de las habituales en los pub.

Este periódico intentó sin éxito ponerse en contacto con los promotores de la fiesta que declinaron hacer manifestaciones al respecto.

La bronca que comenzó en la fiesta continuó minutos después en el centro de salud donde los implicados tuvieron que ser atendidos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios