Señora, su marido practica sexo en la calle

  • Todas las sanciones de la Ordenanza de la Convivencia especifican el motivo de la multa, inclusive la demanda de servicios sexuales · El Ayuntamiento ha recibido las primeras quejas, pero se ajusta a la ley

Comentarios 0

Dentro de unos meses la estadística de separaciones y divorcios en Granada comenzará a alcanzar picos importantes. Y es que los deslices que se cometan fuera de la alcoba matrimonial han quedado totalmente al descubierto. Si tener un affaire en plena vía pública en Granada estaba penado económicamente, ahora, también supone un recargo sentimental abocado a un ruptura marital.

Desde hace unas semanas todas las notificaciones que el Ayuntamiento está realizando con cargo a la Ordenanza de la Convivencia especifican el motivo de la sanción. Y si ésta se debe por practicar sexo en la vía pública o demandar servicios sexuales a las trabajadoras del sexo que se encuentran en la carretera, quedará reflejado en la sanción.

Eso fue lo que le ocurrió a un ciudadano de Granada, que fue el que dio la voz de alarma en el Consistorio, quejándose de falta de delicadeza ya que habían remitido la sanción a su vivienda familiar. Pero, la cuestión es que al Ayuntamiento no le queda otra opción.

El concejal de Participación Ciudadana, Eduardo Moral, explica que "en todas las sanciones de la ordenanza cívica quedará reflejado el motivo que originó la sanción debido a las directrices dadas por la Fiscalía y la propia asesoría jurídica municipal". Moral apunta, en un principio, que la intención del Consistorio no era identificar la causa de las sanciones pero "debemos ajustarnos a la legalidad, aunque pueda tener consecuencias negativas para el ciudadano". Y es que en los meses que llevan tramitando sanciones ya se han registrado situaciones, cuanto menos curiosas, en las dependencias municipales. El edil asegura que los clientes ya han ideado una serie de "trucos" para evitar que las sanciones lleguen a su vivienda y así quedar descubiertos. "Como el pagar las multas horas después de haberla cometido o dar otra dirección para reenviar la misiva".

La cuestión es que "la jugada" no sale nada barata a los afectados. Ya que, según fuentes municipales, algunos de los afectados han tenido que pagar hasta 1.2OO euros de multa, a lo que hay que sumar el coste de los servicios sexuales. La Ordenanza de la Convivencia fue aprobada por el pleno del Ayuntamiento el pasado 25 de septiembre.

La norma que contó con los apoyos del PP y del PSOE pretendía hacer de la capital una ciudad "más habitable", según explicó el concejal de Seguridad y Participación Ciudadana, Eduardo Moral. Este texto no fue apoyado por IU que consideró que la "convivencia no se fomenta con sanciones sino con otro tipo de acciones".

más noticias de GRANADA Ir a la sección Granada »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios