Situación límite en el comercio por otro 'pinchazo' de las rebajas

  • La campaña de descuentos posterior a la Navidad se salda con una caída del 5% en Granada

  • La patronal reclama ayuda institucional para intentar salvar a los negocios de cercanía

Pinchazo en mayúsculas. Es el balance que hace el comercio del 'tercer asalto' a las rebajas que finalizó el pasado 28 de febrero. Los descuentos ininterrumpidos prácticamente desde noviembre, cuando se celebró el Black Friday, han descafeinado la tradicional campaña posterior a la Navidad. Las rebajas hace ya tiempo que no son lo que eran y al comercio no le ha quedado más remedio que dar la voz de alarma y mostrar su preocupación ante un problema que se agrava de año en año. La Federación Provincial de Comercio ha estimado que la disminución de las ventas con respecto al mismo periodo de rebajas de 2017 es del 5% y que en algunos puntos llega a ser del 20%. Unas cifras que revelan "una de las peores campañas que se recuerdan", en palabras de la presidenta de la Federación Provincial de Comercio de Granada, María Castillo.

El hundimiento de las rebajas está desatando una oleada de protestas entre los pequeños y los medianos comerciantes, que claman por un mayor proteccionismo desde las administraciones. Pero el sector también es consciente de que ha llegado el momento de hacer una profunda reflexión y meditar una estrategia a largo plazo en la que se incluirá una ronda de contactos con las organizaciones políticas y las instituciones competentes, además de establecer una serie de medidas de urgencia para conectar mejor con los consumidores. No son pocas las problemáticas: internet, desregulación de los horarios, exceso de oferta... y hasta el condicionante meteorológico de frío y lluvias que también ha contribuido a bajar la afluencia a las tiendas en las últimas semanas.

Evidentemente, el gran argumento que esgrimen los comerciantes es la necesidad de volver a la regulación de las rebajas para frenar esta desigualdad. "El pequeño y mediano comercio podría permitirse de nuevo ofrecer unos descuentos atractivos, algo que actualmente no puede hacer a lo largo de todo el año, como hacen otros formatos, ya que cuentan con menores márgenes comerciales", apunta Castillo, quien considera además que esta solución establecería un modelo en el que el consumidor sabría identificar claramente como cuándo puede encontrar las mejores ofertas de los productos que quiere o necesita.

En lo relativo al comercio tradicional cualquier tiempo pasado sí fue mejor. Y, evidentemente, la Federación Provincial no pasa por alto que la competencia electrónica así como los distintos formatos comerciales que se unen a los descuentos y promociones a lo largo de todo el año son el mayor enemigo para sus intereses. De esta manera, la patronal tacha la tesitura actual de "situación límite" que podría llevar al cierre de miles de comercios si no se encuentran respuestas rápidas. En Granada esta crisis se agranda por la expansión de grandes centros comerciales que "han producido un exceso de oferta que la demanda actual es incapaz de asumir porque la tarta es la misma pero hay que dividirla en más trozos". La consolidación vertiginosa del Nevada sigue inquietando un gran dilema para los propietarios de los establecimientos ubicados en el centro y en los barrios de la ciudad.

En definitiva, la Federación Provincial lo que solicita es un mayor equilibrio entre grandes y pequeños, sobre todo después de que los últimos datos adviertan de un incremento en el gasto que va destinado sólo en una dirección y no contribuye a la competencia ni al movimiento de la economía. "Las grandes compañías están compitiendo entre sí mismas y están siendo muy agresivas en sus campañas, lo que deja al comercio de proximidad poco margen de maniobra", asegura Castillo, que hace hincapié en que la receta debe ser la misma de siempre: ensalzar la calidad de la oferta, el trato personalizado, la especialización y el empleo que generan las tiendas de toda la vida para convencer al público. "Comprar en comercios de tu barrio o de tu localidad es dar vida a tu barrio o tu localidad", enfatiza la presidenta.

"Pedimos a las administraciones que escuchen a todos los formatos comerciales y que impulse un modelo de rebajas basado en el diálogo y el consenso que cumpla con las necesidades de consumidores y comerciantes", reclama Castillo, para la que es necesario fijar de nuevo en el calendario los periodos de rebajas para que se garantice una mejor promoción de cara al usuario.

Además, desde las asociaciones se están planteando una batería de medidas propias entre las que se incluyen las reivindicaciones a nivel político y la puesta en marcha de una campaña original que atraiga nuevos clientes y fidelice aún más a los creyentes del comercio local. El de cercanía.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios