Sólo en la Costa se ha paralizado la construcción de 17.000 viviendas

  • Ayuntamientos y promotores inmobiliarios confirman que la crisis del sector ha congelado el inicio de nuevas promociones de viviendas· En Almuñécar, por ejemplo, no hay ninguna obra en ejecución

Pocos pueden negar ya lo que es una evidencia. Grandes y pequeñas constructoras se están viendo afectadas, en mayor o menor medida, por la desaceleración de la actividad inmobiliaria. Y esta ralentización, que los promotores comenzaron a notar a finales de 2007, está arrastrando no sólo a los trabajadores directos e indirectos que dependen del sector y que se cuentan por miles, sino también a los planes urbanísticos de los distintos municipios de la provincia.

Sólo en Motril la crisis del sector ha paralizado la promoción de 17.000 viviendas. La concejal de Urbanismo del Ayuntamiento motrileño, María Luisa Chamorro, asegura que "todos los planes urbanísticos del municipio se han visto afectados". Así, la construcción de estas 17.000 viviendas -cuya tramitación tendría que haber terminado este año- se ha visto congelada porque, según Chamorro, "los propios constructores han manifestado al Ayuntamiento su intención de esperar y de retener la tramitación". Desde luego, se trata de un cambio de ciclo. "Antes eran los promotores los que nos exigían rapidez para empezar a construir. Y ahora somos nosotros los que más nos interesamos", asegura la edil de Urbanismo.

Sin embargo, Motril no sólo ha visto cómo se congelan los nuevos proyectos. En Playa Granada, por ejemplo, existe una promoción iniciada "que se ha quedado en la estructura". Y es que muchos promotores prefieren no continuar con los trabajos de construcción -o reducirlos al mínimo- hasta asegurarse de que tendrán compradores para sus viviendas. Además, María Luisa Chamorro indica que incluso un constructor que preveía iniciar una promoción en Puntalón ha pedido la suspensión total de la tramitación del proyecto.

Motril, con todo, no es el único municipio costero que afronta el parón de su desarrollo urbanístico. El alcalde de Castell de Ferro, Miguel Díaz Juárez, asegura que, sin llegar a la paralización total de la promoción, la construcción de unas 100 viviendas en el municipios se ha "reducido a su ritmo más bajo".

En Almuñécar, uno de los municipios 'sagrados' para las promotoras inmobiliarias, el parón del sector se traduce en la ausencia total de obra nueva. El concejal de Urbanismo del Ayuntamiento sexitano, Jesús García Alabarce, asegura que en la actualidad no existe "ninguna obra en ejecución". Y durante los próximos meses, según el edil, seguirá siendo así porque "hace ya seis meses que no se tramita ninguna licencia de obra". Además, las nuevas promociones terminadas están siendo víctimas de "la falta de confianza del consumidor" que impide que los promotores vendan sus viviendas.

El presidente de la Asociación de Constructores y Promotores de Granada, José Manuel Hidalgo, señala que esta situación que afecta a los municipios de la Costa también se deja sentir en las localidades del Área Metropolitana. "Si un producto no se vende, se produce menos. Ahora ningún constructor se plantea iniciar una promoción nueva", explica Hidalgo.

El alcalde de Atarfe, Víctor Sánchez, admite que su municipio está sufriendo, "como todos", esta situación. "Ahora mismo hay una paralización absoluta de las nuevas promociones. La bajada de las licencias es abismal. Sólo nos queda la esperanza de que se reactive el mercado de VPO", asegura Sánchez.

Por su parte, el primer edil de Gójar, Pedro Antonio Clavero, indica que, aunque en el municipio no se ha paralizado la tramitación de ninguna nueva promoción, sí que se ha notado que los constructores no tienen ahora ninguna prisa por iniciar a construirlas. "Quieren los papeles para iniciar las obras dentro de dos años. Todas las promociones se han ralentizado".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios