maría eugenia rufino. alcaldesa de salobreña

"Solo el 0,01% de las denuncias por maltrato son falsas"

  • La presidenta de la Comisión de Igualdad de la FEMP trabaja para 'alumbrar' el Pacto de Estado por la Igualdad

María Eugenia Rufino, alcaldesa de Salobreña. María Eugenia Rufino, alcaldesa de Salobreña.

María Eugenia Rufino, alcaldesa de Salobreña. / carlos gil

Comentarios 2

Octavio Salazar, autor del libro El hombre que no deberíamos ser, afirma que el término portavoza "ha despertado el monstruo machista que muchos llevan dentro". La fiera de Facebook también ha entrado a saco en esta polémica mientras, de forma callada, la Comisión de Igualdad de la Federación Española de Municipios, que preside la alcaldesa de Salobreña, María Eugenio Rufino, trabaja calladamente de cara a ultimar el Pacto de Estado por la Igualdad.

-¿Qué pasa en la Costa donde las tres grandes localidades tienen una alcaldesa?

Alguien me dijo que el feminismo está de moda y me parece aberrante. No podemos banalizar"

-No es muy habitual, pero no deberíamos utilizarlo como una bandera, es un ejemplo de que se han dado pasos, pero también demuestra que para una mujer es más difícil progresar que para un hombre. No es un dato que demuestre que se ha conseguido la igualdad y no podemos dejar de luchas.

-¿Existe sensibilidad política para firmar el Pacto de Estado por la Igualdad?

-Es una responsabilidad en un momento en el que se está haciendo historia con los trabajos para el Pacto de Estado por la Igualdad con una comisión que tienen más vigencia que nunca. La declaración del 8 de marzo tiene que girar en torno a dos grandes temas, que se firme el Pacto de Estado y la lucha por acabar con la brecha salarial, donde las administraciones locales juegan un papel fundamental. No es que no toque hablar de eso como dijo el presidente Rajoy, es que hay que meterse de lleno porque el momento político actual invita a abordar estos asuntos. El Pacto de Estado surge de un clamor popular de todas las fuerzas sociales, no sólo del consenso de todos los grupos políticos.

-¿Cuáles son los cimientos sobre los que edificar el pacto?

-Una cosa primordial es la financiación para que no se quede en una mera declaración de intenciones. Otra reivindicación fundamental es que se recuperen las competencias de las administraciones locales. Desde 2012 hemos perdido todas las competencias sobre la violencia de género en cuanto a atención o protección. Es fundamental porque cuando una mujer sufre violencia machista no va a acudir a la Subdelegación del Gobierno, irá a la administración más cercana.

-¿Los ayuntamientos no tienen margen legal para apoyar a las víctimas?

-No, pero si hay una insumisión legal aceptada por todo el mundo es en esta materia. En Salobreña, en teoría, no tenemos competencias y tendríamos que recurrir a otras administraciones, pero lejos de eso hemos duplicado el presupuesto en Igualdad para tener un equipo más completo del que había cuando llegué. Ahora podemos disponer de una psicóloga, de un informadora en el centro de la mujer y de un letrado municipal, además de otros servicios puestos a disposición de las mujeres y de los hijos, que también son víctimas tal y como hemos reclamado en el Pacto de Estado.

-Al menos, la Comisión de Igualdad que presiden tendrá mayoría femenina...

-Históricamente cuando finales de los 80 estaban las corporaciones locales sensibilizándose con la igualdad, eran las mujeres las que ocupaban lo que entendía como puestos de menor fuste, como las concejalías de Igualad. En mi comisión hay dos hombres de las más de veinte que componemos la comisión, las mujeres hemos recorrido un camino largo y es normal que las mujeres tengan más cuota de representación.

-¿Cuánto dinero se necesita para arrancar el Pacto de Estado?

-El Pacto de Estado cuenta con 15 puntos fundamentales y diez de ellos dependen directamente con acciones directas del Gobierno, el tema de la financiación es fundamental porque mientras haya prórroga del presupuesto todas las partidas van reducidas al 50%, pero hay una petición clamorosa para que el Gobierno libere al menos los 150.000 euros necesarios para arrancar el Pacto de Estado. El segundo eje del pacto es la educación, difícilmente podremos dar una solución si no empezamos a modificar los comportamientos desde la infancia y, además, tiene que haber una regulación sobre temas fundamentales como la custodia en caso de padres maltratadores. Hay medidas que pasan por cambios normativos, pero hay otros asuntos como la formación de los cuerpos de seguridad porque la violencia se transforma y muta igual que la propia sociedad.

-En cuanto a los datos que tienen sobre la mesa, ¿desmienten los tópicos sobre el perfil medio del maltratador o sobre las denuncias falsas?

-Hace 15 años los perfiles de violencia estaban muy unidos al perfil de ama de casa sin estudios y esos perfiles han cambiado porque hay otras formas de violencia. Es muy fácil ser violento con el teléfono móvil en una pareja de adolescentes, que es una herramienta perniciosa para facilitar el control en las parejas. Cuatro de cada cinco adolescentes consideran normal que haya celos en una pareja, cuando es una enfermedad que es el primer paso a la violencia. Las denuncias falsas suponen el 0,01% de las denuncias presentadas, datos constatados por el Consejo General del Poder Judicial. Ahí están lo datos, también e puede cuestionar que la tierra es redonda. También es curioso que, proporcionalmente, no hay más víctimas de la violencia de género entre los inmigrantes. De hecho, el perfil clásico de maltratador es el de un hombre perfectamente integrado en la sociedad, con cierto estatus social, que son precisamente los más difíciles de detectar.

-Si el caso Juana Rivas hubiese explotado en Salobreña, ¿hubiese actuado igual que el ayuntamiento de Maracena?

-Creo que sí, y es muy incorrecto políticamente decirlo, pero el caso de Juana ha servido para reabrir el debate sobre la custodia de los hijos y que un maltratador nunca puede ser un buen padre. Tristemente ahora entramos en un conflicto jurisdiccional y legal donde hay que cumplir las leyes, esta mujer sabía que el incumplimiento de la ley podía llevar a a esta situación.

-¿Entiende las manifestaciones en apoyo de Francesco Arcuri como un ramalazo de machismo?

-Es lógico, es una rebelión del patriarcado, que incluso puede sentirse cómodo con la lucha de la mujer siempre y cuando puedan permanecer en los órganos de poder tomando decisiones. El otro día alguien me dijo que el feminismo está de moda y me parece aberrante porque, lejos de eso, es una reivindicación social, no podemos banalizar.

-Se habla de tres estadios del hombre respecto a la igualdad: el machista, el que a través de la paternidad se replantea los derechos de las mujeres y los hombres comprometidos. En todo caso, ¿la estructura social sigue encaminando a los hombres al machismo?

-Es una cuestión casi de ADN. Cuando voy a charlas a los colegios pido a los jóvenes que digan qué es lo contrario al feminismo y todos dicen que el machismo. Es un error de bulto, el feminismo lucha por la igualdad y el machismo es una cuestión de crimen de estado , es terrorismo social.

-¿Entiende 'feminazi' como terrorismo dialéctico?

-El término parte del temor del patriarcado a perder su poder. Siempre digo que no es una lucha de la mujer, es una lucha de la sociedad y conozco a hombres muchísimo más feministas que algunas mujeres, no estoy en contra del hombre. Feminazi se ha inventad para enfrentar al hombre con la mujer.

-Las elecciones serán a finales de mayo de 2019 y es usted una de las pocas alcaldesas de la provincia con mayoría absoluta. ¿Repetirá?

-Estamos haciendo un buen trabajo y me siento con fuerza. Dependo del partido, pero no habrá problemas. Las mayorías tienden de desaparecer, claro que prefiero gobernar en mayoría, pero es no significa obviar a la oposición, al contrario. Igual que al resto de alcaldes nos ha tocado gobernar en una época en la que la Ley provoca una desventaja porque la recuperación económica está recayendo en las administraciones locales, lo que aminora el ritmo de crecimiento aunque hemos avanzado en el desbloqueo del desarrollo hotelero, algo prioritario porque va a permitir el despegue de la economía local.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios