La Tarasca 'midnight' en Granada

  • La Tarasca desfiló con un modelo con tela y pasamanería de los años 30 y un corte inspirado en esa época que es una réplica del que lucirá la soprano que hará de Margarita Xirgu en el Festival de Música.

"La Tarasca este año va... ¡de Amar en tiempos revueltos!. Cuánto mal están haciendo a nuestra sociedad las telenovelas españolas", comentaban Jacobo Palacios sobre el modelo que ha lucido el maniquí este año. Se ve que el falso vintage tampoco ha acabado de convencer a los miles de críticos en moda que todos los Corpus afilan sus garras de astracán para enjuiciar el diseño que luce la centenaria maniquí.

Pero ni siquiera a muchos de los expertos en tendencias que estaban en primera fila del desfile les había llegado el dossier de prensa, y mucho menos los que se la encontraron por las calles mientras iban de un lado a otro o vieron las fotos de la modelo por internet. Por eso pocos sabían lo que explicaba ayer Enrique Cabrera, el novio de la Tarasca o el funcionario municipal que todos los años se encarga de vestirla, así como de todos los preparativos del cortejo municipal: "Es un vestido inspirado en Margarita Xirgú".

En concreto, es una réplica exacta del que llevará la soprano que interpretará a la actriz en la ópera  Ainadamar, que se llevará a escena este sábado en el marco del Festival Internacional de Música y Danza. "La tela o la pasamanería sí son de los años treinta y las autoras, las diseñadoras mexicanas Tolita y María Figueroa, han copiado el corte que se llevaba en aquella época", explicaba ayer Enrique Gámez, director del Festival.

Pero que un equipo artístico que diseña vestuarios de ópera haya hecho el de la Tarasca no la ha librado de que las aceradas lenguas de los granadinos la tupieran a su paso: tanta fama tienen los modelos que luce, que si fuera una mujer de carne y hueso hace años que no se atrevería a  salir del Ayuntamiento.

Por suerte, la inerte modelo no escucha los comentarios: "Va regular. Qué antigua", comentaba una señora. "Sí, ¿no se supone que el maniquí tiene que llevar la ropa que será tendencia este verano?", le respondía otra. "Pero el zorro del cuello es bueno?" . "¡Pero si va para que la maten!". "Para esa mierda de modelito podían haberle puesto la camiseta del Granada", sentenciaba un futbolero indignado. 

Entre la chavalería, que es un target típico de esta procesión pública a la que dedican la mitad de la mañana sin clases, no gustó el estilo retro. Por ejemplo, los alumnos del Inmaculada Niña de Segundo de Bachillerato se mostraban reacios al diseño... "Lo peor son los guantes esos y el cigarro largo", decía una de las colegialas. "A mí lo único que me ha gustado ha sido  la bufanda del Granada que llevaba el Dragón", decía uno de sus compañeros.

Pero incluso a eso se le sacó punta también, porque como comentaba una pareja que había delante: "Sí, pero mira que finos, que se la han puesto al dragón que está pisoteando la Tarasca".

En ese contraste metafórico del triunfo del bien contra el mal, de la belleza y el monstruo, las bandas que lo acompañan ponen la nota de alegría bullanguera y los cabezudos de alegría histérica, porque a más de un pequeño les producen el mismo pavor que los payasos, incluso antes de recibir un bejigazo de cerdo.

Y se ve que las bandas pusieron la nota de color, color. Aunque los Metaleros, los Vientocados y los Makukas lo dieron todo pese a las horas de calor y fueron los que animaron el ambiente con clásicos bailables de toda las épocas -desde Levantando las manos o Que la detengan, pasando por El Chachachá del Tren o Sopa de Caracol- a algunos espectadores no les parecieron oportunas algunas de las canciones elegidas. Además de los himnos populares que se han creado recientemente para la celebración del Granada, para algunos también era una suerte que la Tarasca fuera sorda para que no escuchara canciones como Alcohol o Maricón el que no baile.

Pero la Tarasca, como todos los años, también cuenta con algunos férreos defensores. Además de Enrique Cabrera, el simpático funcionario que la defiende con uñas y dientes y que es incapaz de elegir el modelo que más le ha gustado de todos estos años, hay algunas mujeres que se pondrían el modelo que lució ayer. "A mí me ha gustado, va muy elegante, aunque de invierno, ¿no?", comentaban Rosa. "Sí, pero mejor es eso a que lleve los colorines chillones, como otros años", le respondía su hermana . "Pues nosotras nos lo pondríamos como traje de ceremonia", coincidían. Todo un triunfo para la fama que tiene el desafortunado maniquí.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios