Test genéticos para descartar riesgos de 'E.coli'

  • La biotecnológica almeriense Savia Biotech diseña un modelo de análisis de la bacteria

La empresa biotecnológica almeriense Savia Biotech está multiplicando su actividad estos días. Si antes de la crisis agrícola las muestras de frutas y verduras que analizaban de forma periódica podían ser una decena, ahora tienen encima de la mesa casi seiscientas. "Estamos desbordados", afirma Agustín López, director técnico de Savia Biotech, empresa que es miembro de Corporación Tecnológica de Andalucía, con la que ha colaborado en el impulso de algunas líneas propias de I+D+i.

Ante los acontecimientos recientes, la firma ha desarrollado un test rápido que permite descartar en los productos analizados cualquier riesgo de infección por E.coli. El servicio que ofrece Savia Biotech, pues, no sólo descarta la presencia de la bacteria sino también la posibilidad de que sea potencialmente peligrosa para el ser humano, o, lo que es lo mismo, de que desarrolle verotoxinas, que son las que al fin y al cabo acaban afectando al intestino y al riñón humano.

El proceso que sigue la empresa almeriense es una combinación de análisis microbiológico y genético. Primero se evalúa la presencia de cualquier cepa, después se aíslan las sospechosas y por último éstas pasan un test genético que permite descartar cualquier riesgo, con una fiabilidad del 95%. El director técnico, Agustín López, afirma que no existe un protocolo o una certificación específica para este tipo de análisis. El aval es la propia fiabilidad de la empresa, que para su actividad general dispone de la acreditación ISO 9001-14001.

Y también con la confianza de muchos exportadores que están comprobando cómo en las aduanas ya les piden un certificado de que el producto que venden está libre de E.coli. Los análisis de Savia Biotech se centran sobre todo en los alimentos de temporada -melón, sandía, frutas de hueso, etc.-, que son los que ahora en mayor número están saliendo al mercado. Curiosamente, lo que menos testan son pepinos. Ahora mismo, nadie los quiere.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios