Todas las VPO, concentradas en La Chana

  • La reorganización propuesta separa por zonas las viviendas libres y las protegidas

Una de las particularidades del plan de desarrollo urbanístico propuesto ahora por el Ayuntamiento de la capital para el entorno de la estación es la separación claramente diferenciada de las nuevas zonas residenciales, de modo que todas las viviendas protegidas se concentrarían en el barrio de La Chana y los terrenos de la actual estación, Fuentenueva o Los Pajaritos quedarían reservados para la construcción de viviendas libres.

El vigente PGOU de Granada incluye diferentes tipos de viviendas en la zona de los talleres de Renfe, situada en el barrio de La Chana. Incluso predomina el uso de vivienda libre. También se mezclan ambos tipos en el cuartel de Automovilismo (que une Los Pajaritos con el Camino de Ronda) y se prevén 21.950 metros cuadrados de pisos protegidos en la zona de la actual estación de Renfe.

Con el soterramiento se obtienen corredores de espacios libres y nuevos equipamientos

Pero el nuevo plan municipal, además de incrementar a más del doble el número de viviendas permitidas en el conjunto, propone una reorganización en la que se pasarían todas las VPO previstas a los viejos talleres de La Chana y todas las viviendas libres se repartirían entre las parcelas residenciales de Automovilismo y la estación de tren (zona del actual campus universitario).

Dado que el nuevo proyecto urbanístico tiene un fin eminentemente económico, pues persigue poder financiar la estación soterrada, casi todos los nuevos aprovechamientos urbanísticos lucrativos nuevos que se proponen serían para las viviendas al precio más elevado en el mercado. La iniciativa plantea levantar 1.025 nuevas viviendas libres y 94 protegidas, de modo que, junto a las que ya permite actualmente el planeamiento, se podrían construir 1.333 pisos para el mercado libre y 571 a precio tasado de VPO.

La relativa macización de estos terrenos sería el precio a pagar que propone el Ayuntamiento para poder obtener una estación subterránea en la ciudad, algo que tendría consecuencias positivas para muchas zonas diferentes de la ciudad. El soterramiento supone meter bajo tierra todas esas vías que actualmente discurren al aire a su entrada por la capital, con los consecuentes problemas de pearmibilidad entre barrios y zonas urbanas.

Que desaparezcan de la superficie todas esas vías que penetran hasta la estación de Andaluces permitiría liberar a La Chana de un problema histórico, mejorar la conexión de ese barrio con el centro y de los Pajaritos con las zonas universitarias y el Camino de Ronda. También propone este plan obtener grandes corredores de espacios libres en el terreno sobre rasante que se obtendría donde actualmente discurren esas vías, una vez soterradas o desviadas.

Los desarrollos urbanísticos de tipo lucrativo siempre llevan aparejada la obtención para la ciudad de equipamientos, lo que sería una consecuencia también positiva de la recalificación de suelo. De los 3.499 metros de uso dotacional previstos ahora, se pasaría a 21.144 metros, la mayor parte ubicados en la zona de la actual estación. Hay algunas propuestas importantes, como la construcción de una estación-apeadero para los autobuses del Área Metropolitana, un mercado de abastos o nuevos comedores universitarios.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios