Tradición y diseño para crear birretes 'innovadores'

  • La firma granadina Rosario Berrocal introduce en su oferta de sombreros gorros para doctores y licenciados

Más de dos años de trabajo ha necesitado la firma granadina Rosario Berrocal antes de poner a la venta birretes para licenciados y doctores de todas las universidades de España. Tras dos décadas dedicados a la fabricación de sombreros y tocados, decidieron embarcarse en este nuevo proyecto.

El objetivo era conseguir que a través de nuevos materiales los birretes conservaran el aspecto de siempre pero fueran más cómodos. El primer paso fue estandarizar el tallaje, desde la 55 a la 60, lo cual aceleraba el proceso de producción. Pero lo más complicado para conseguir un birrete "perfecto" era la gama de color.

Los colores que identifican cada una de las carreras en las universidades españolas son oficiales, así que lograr que el tintado de los hilos fuera exactamente del color adecuado requirió muchas pruebas. Una vez definida la gama cromática, había que tratar de solucionar los problemas que habían detectado en los birretes que se hacían desde otras sombrererías. Para ello decidieron utilizar una cinta de piel de oveja en el interior y cubrir el exterior con raso de acetato, con lo que se facilita la transpiración.

El último paso antes de sacarlos al mercado fue tratar los hilos de seda con los que se cubre el gorro de cartón. Lo más complicado, según explican los responsables de Rosario Berrocal, es que el pompón de la parte superior tenga un movimiento "natural". En este sentido, desde la firma reconocen que aún siguen saliendo partidas defectuosas. El pompón se realiza de forma artesanal por lo que resulta aún más complicado que el resultado final sea el deseado.

Una vez superados los problemas técnicos, llegó el momento de comenzar la distribución de los birretes. Desde Rosario Berrocal, surten a universidades de toda la geografía nacional. Además de los que se utilizan para ceremonias de graduación o envestidura de doctores, también hay encargos para regalos. Los doctores en más de una especialidad pueden tener un birrete de dos o más colores, incluso han llegado a encargar uno para un doctor en cinco especialidades diferentes.

En una ciudad de tanta tradición universitaria como Granada, cualquier negocio que se enfoque a este sector suele tener una buena acogida. Llevar los birretes a un escaparate ha sido otra de las novedades de Rosario Berrocal. Hasta ahora la mayoría de las empresas que se dedicaban a fabricar este tipo de gorros eran sombrererías tradicionales, a las que además había que hacerles el pedido con mucho tiempo de antelación. La estandarización que hace la firma granadina les permite tener un pedido listo entre siete y diez días.

Además de particulares y universidades, las sastrerías y sombrererías son su otro punto de distribución. El objetivo es que en las sastrerías donde se venden las togas para las ceremonias también puedan ofrecer los birretes. Aunque se han planteado introducir algunos cambios en el diseño de los gorros, es muy complicado hacer variaciones en las tradiciones universitarias.

Los hexagonales con un pompón encima son para los licenciados y los octogonales cubiertos de flecos para los doctores. Rosario Berrocal pretende que el birrete sea, además de un elemento de ceremonia, un objeto de recuerdo, con "un significado especial, una prenda para tener en casa".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios