La UGR reclama el Estadio de la Juventud al perder espacios por el Metro

  • El trazado del nuevo transporte público cruzará por varias de las instalaciones deportivas del Campus de Fuentenueva

La Universidad de Granada pedirá por escrito a la Consejería de Turismo y Deporte la cesión de uso de las instalaciones del Estadio de la Juventud como contraprestación a la pérdida de espacios deportivos en Fuentenueva por el paso del Metro en estos terrenos universitarios.

El trazado más respetuoso con las instalaciones universitarias de cuantos se están barajando cruza por las pistas de voley-playa y las instalaciones al aire libre de Fuentenueva, mermando considerablemente el uso de estos espacios deportivos. De ahí que en el próximo Consejo de Gobierno de la Universidad el equipo rectoral tenga pensado abordar la petición del Estadio de la Juventud como compensación por los perjuicios generados en su suelo.

Tras varios años de enfrentamiento administrativo entre Junta y Ayuntamiento el proyecto para la reforma de las históricas instalaciones se encuentra en fase de recepción de ofertas para la adjudicación final de la obra. El pliego de cláusulas administrativas para la concesión de obra estará abierto hasta el próximo 30 de abril. El centro deportivo figura en el nuevo Plan Director de Instalaciones Deportivas de Andalucía incluyendo entre sus instalaciones una pista de atletismo de 400 metros, un campo de fútbol 11 de césped artificial, pistas polideportivas al aire libre y piscina cubierta.

El próspero futuro que se cierne sobre la instalación contrasta con el abandono en el que ha estado sumido el Estadio de la Juventud durante los últimos años. Desde que en 2004 el Ayuntamiento cerrara al público la instalación, el deterioro del estadio ha sido imparable, lo que ha generado continuas protestas de los vecinos. Tras 20 años en sus manos, el Ayuntamiento decidió en 2006 renunciar a la gestión del enclave y cederlo a la Junta de Andalucía, que afronta la revitalización de la instalación con una inversión de diez millones de euros.

En principio estaba previsto que, tras finalizar los trabajos, la Junta cediera la gestión del estadio por 50 años al Consistorio, aunque ahora tendrá que decidir si pone la instalación en manos de la Universidad.

Fuentes universitarias reconocen que la implantación del nuevo medio de transporte público arrebata a la institución académica un buen número de metros cuadrados de suelo, tanto en instalaciones deportivas como en edificios académicos. Es el caso de Ingeniería de Caminos, Canales y Puertos, Arquitectura Técnica y Ciencias.

En principio el trazado del Metro bajaría desde la estación de ferrocaril y pasaría por el servicio de deportes de la Universidad y el edificio politécnico, siendo el trazado soterrado a partir de la confluencia entre la Facultad de Ciencias y la plaza Einstein.

El delegado provincial de Obras Públicas, Francisco Cuenca, dijo ayer que el trazado no está del todo cerrado y que se sigue trabajando con la Universidad para terminar de perfilar el recorrido exacto del Metro.

"Las instalaciones se podrán seguir utilizando pero habrá que reordenar el espacio", declaró el responsable de la Delegación provincial, Francisco Cuenca. Eso sí, se sabe que el nuevo transporte público contará con dos paradas dentro del Campus de Fuentenueva, una cerca de la estación de tren y otra junto a Severo Ochoa y que el trazado definitivo a su paso por los terrenos de la Universidad deberá estar cerrado en el mes de junio.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios