La UGR cumple sus deberes y ahorra tres millones en un año

  • Las facultades de Económicas, Ciencias y Letras son las que más contención del gasto han hecho · La Universidad se compromete a renegociar los contratos de transportes, mensajería y electricidad

Comentarios 1

"Equilibradas, saneadas y sostenibles", así es como definía ayer el gerente de la Universidad de Granada, Andrés Navarro, el balance de las cuentas de 2010. Esta institución ha generado en el tercer año de crisis económica unos ingresos de 4.400.000 euros, cuando los gastos han rondado los tres millones, según informó el máximo responsable de las finanzas a este diario. Pero lo más significativo es que "hemos conseguido ahorrar más de tres millones de euros gracias a las medidas de austeridad", añadió.

La política de contención del gasto que inició en 2008 el equipo de Gobierno de Francisco González Lodeiro está dando sus frutos año a año. La Gerencia se marcó unos deberes para 2010 y, ahora que hace balance, ve su recompensa con unos resultados en positivo. "No hemos vivido por encima de nuestras posibilidades, de ahí que las cuentas de la Universidad vuelven a ser sostenibles", aclaró Navarro.

Entre las medidas de ahorro puestas en marcha el pasado año hay que destacar, además del cierre de centros en vacaciones (que el gerente volvió a justificar por que "se realiza en base a la escasa demanda de servicios de estos periodos"), la implicación de los centros en la contención del gasto. La Gerencia ha hecho responsable a las jefaturas de departamento y a las directivas de las facultades de la Universidad del despilfarro que supone una mala planificación de sus actividades y para concienciarlos en este sentido lanzó en 2010 una propuesta: conceder más financiación a los centros que consigan ahorrar a través de los contratos programa.

"Las facultades que más camino han recorrido en la contención del gasto son también las que más alumnos tienen -informó Andrés Navarro-, entre ellas las de Económicas, Ciencias y Letras".

El control de la luz, el agua y los recursos energéticos son algunas de las acciones propuestas, pero para ser verdaderamente austeros la Universidad de Granada ha pedido además que concentren sus actividades y evitar así abrir los centros en horas de descanso.

"Los centros más reacios a efectuar medidas de ahorro son aquellos que tienen abiertas sus puertas en horas extras y se niegan a concentrar las actividades aunque sea en centros externos. Por ejemplo, aquellos que han colocado la celebración de un master un sábado por la mañana", advierte el gerente de la UGR.

Aunque el Rectorado se ha comprometido a detallar sus cuentas próximamente en rueda de prensa, ya ha adelantado que en 2011 va a renegociar también los gastos con más proveedores. Además de rebajar en más de un millón de euros las facturas del teléfono, la UGR está en conversaciones con las empresas de transportes, de mensajería, electricidad y las relacionadas con los gastos corrientes.

Otra de las buenas noticias recordadas ayer por el gerente es que la Universidad ha podido finiquitar en 2010 la deuda que mantenía con las cajas de ahorro. "El 31 de diciembre de 2010 acabamos de pagar la deuda de 9 millones de euros que teníamos con las cajas, así que nuestras cuentas están saneadas", dijo.

La Junta de Andalucía mantuvo hace cuatro meses una reunión con todas las instituciones superiores de la comunidad para advertirles que debían poner en marcha medidas drásticas de austeridad. Ya a finales de 2010 la Administración autonómica advirtió a las universidades de que no iban a poder pedir ni un sólo crédito en 2011 para evitar que contribuyeran en el endeudamiento público de la región. Pero la UGR lleva ya tres años conteniendo sus gastos. "Somos una excepción en el equilibrio de las cuentas", añadió Navarro, que ha tenido que auditar las cuentas hasta cinco veces ante diferentes órganos de la UGR.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios