La UGR busca fórmulas para evitar la 'nueva' precariedad laboral

  • Vicerrectores de una veintena de universidades españolas estudian cómo evitar que sus servicios de empleo se conviertan en empresas de trabajo temporal

Los vicerrectores de 20 universidades españolas se reunieron ayer en el Hospital Real para debatir las repercusiones que puede tener la nueva reforma laboral en el empleo universitario y, sobre todo, cómo evitar que los servicios de orientación laboral que ofrecen estas instituciones se conviertan en empresas de trabajo temporal.

Los responsables universitarios mostraron su preocupación por que la nueva ley pueda conllevar un incremento de la precariedad y la temporalidad, pero se comprometieron a buscar fórmulas para contrarrestarlas.

Según informó la vicerrectora de Estudiantes de la Universidad de Granada (UGR), Inmaculada Marrero, el objetivo de dicho encuentro ha sido también el de analizar cómo están funcionando actualmente los servicios de orientación al empleo en las universidades y hasta qué punto se están adaptando al marco de cualificaciones europeo. "Queremos dar un servicio de calidad, mejorar el que tenemos y sobre todo no contribuir a la precariedad en el empleo, sino todo lo contrario", declaró la vicerrectora antes de inaugurar en el Rectorado la Reunión Sectorial de la Conferencia de Rectores de las Universidades Españolas (CRUE)

Ante los rumores que circulan desde algunos sectores sobre que las universidades deberán adaptar sus servicios de orientación laboral para convertirse en empresas de trabajo temporal, Marrero fue clara: "nos vamos a resistir con todas nuestras fuerzas".

Por su parte, Rafael Peregrín, director técnico del Centro de Promoción de Empleo y Prácticas del vicerrectorado de Estudiantes de la UGR, puso de manifiesto en qué medida la reforma laboral va a condicionar los procesos de información que estas instituciones ofrecen. Según explica Efe, Peregrín apuntó que la reforma afectará especialmente a las agencias privadas de colocación, una figura que ha venido existiendo desde 1995, y a las que en la actualidad se da una nueva visión.

"Puede que el peso de esta actividad recaiga casi sólo en las empresas de trabajo temporal y eso nos preocupa", dijo Peregrín, quien espera que las universidades se adapten a las "nuevas reglas del juego" para dar una respuesta "rápida y efectiva" a las necesidades de sus usuarios.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios