La UGR reclama a sus proveedores 170.000 euros por el canon digital

  • La Gerencia de la Universidad se niega a pagar facturas de material digital que incluya la tasa impuesta por el Gobierno que fue anulada por la Audiencia Nacional

La Universidad de Granada ya ha hecho el primer cálculo de lo que se ha gastado estos años en concepto de tasas de canon digital. Nada más y nada menos que unos 170.000 euros que, según ha informado la Gerencia de la institución a este diario, va a reclamar de forma inmediata a los más de 200 proveedores que le han suministrado artículos informáticos durante los últimos meses.

La UGR fue la primera universidad española que anunció a primeros de abril su negativa a seguir abonando la polémica tasa, vinculada a los soportes digitales, después de que la Audiencia Nacional anulara la orden ministerial que se aplicaba en toda España desde 2008.

El gerente de la UGR, Andrés Navarro, dijo que los 170.000 euros son "en concepto de atrasos de las facturas que se habían pagado anteriormente" al dictamen de la resolución. Lo que significa que la Universidad de Granada se ha gastado mucho más que dicho importe, "pero hemos optado por hacer un cálculo desde que se hizo público el dictamen".

La Gerencia de la UGR reclama desde principios de abril a todos sus proveedores que detallen en las facturas las tasas que cobran y se niega a abonar el canon digital, escudándose en los últimos pronunciamientos de la Audiencia Nacional y en la normativa europea.

"La Universidad va a reclamar a sus proveedores de productos informáticos que le devuelva este dinero y ya no firma facturas que lleven incluida la tasa", añadió Navarro.

Mientras unos siguen celebrando la resolución judicial, todavía hay quienes defienden el cobro de la tasa e insisten en que lo que se ha anulado son los montos que se establecieron en 2008, por lo que el canon debería seguir aplicándose con las tarifas fijadas en el año 2006.

La Universidad de Granada ha adoptado esta acción de control como parte de las medidas de ahorro que puso en marcha hace ya más de dos años. Para ello hizo un llamamiento a todos los responsables del gasto de los centros y al personal administrativo encargado de tramitar las facturas de material informática y digital para que no acepten ninguna que incluya el canon digital. Y además ha solicitado un recuento de las que se firmaron con la tasa ya anulada para reclamarla.

Navarro calcula que el gasto que ha realizado la Universidad de Granada en concepto de canon digital es mucho mayor que los 170.000 euros que van a reclamar, porque han sido por lo menos tres años de abono indiscriminado en todos los artículos informáticos de una de las comunidades universitarias más grandes de España. "Pero nos hemos limitado a hacer el cálculo sólo de las facturas que se abonan tras la sentencia judicial que anula la tasa", explica.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios