Todos los centros de la UGR tendrán servicios universales en dos años

  • La Universidad presenta su protocolo para el cambio de nombre de transexuales

Presentación, ayer, del protocolo para el cambio de nombre. Presentación, ayer, del protocolo para el cambio de nombre.

Presentación, ayer, del protocolo para el cambio de nombre. / granada hoy

Todos los centros y facultades de la Universidad de Granada (UGR) tendrán baños de accesibilidad universal en el plazo de dos años. El anuncio, realizado ayer por la rectora, Pilar Aranda, supone avanzar en una de las peticiones que desde distintos colectivos se ha realizado a la Universidad. Aranda indicó que para hacer efectiva esta petición es necesaria "paciencia", pero reconoció que la partida necesaria para hacer posibles estos aseos universales vendrán recogidos en los próximos presupuestos de la institución. "Es un tema que urge", señaló.

El anuncio de la próxima puesta en marcha de servicios universales -a los que puede acceder cualquier persona, sea mujer u hombre- se hizo tras la presentación, ayer en la sede del Rectorado, del Protocolo para el cambio de nombre de Personas Transexuales, Transgénero e Intersexuales, aprobado el pasado mes de septiembre en consejo de gobierno.

En su primer mes de vigencia, dos estudiantes de la Universidad de Granada ya han hecho uso de este protocolo, que permite el uso en la documentación interna de la UGR del nombre común en sustitución del nombre que aparece en la documentación oficial.

La aplicación del protocolo se extiende a los trámites de la Universidad, lo que deja fuera cuestiones como la expedición del título o certificados académicos, según reconoció ayer la vicesecretaria general de la UGR, Inmaculada Ramos Tapia. "Hay que mantener el nombre oficial en la documentación que se destina a terceros", reconoció Ramos, responsable de dar cuerpo legal al protocolo. En este sentido, la consejera de Igualdad y Políticas Sociales de la Junta de Andalucía, María José Sánchez Rubio, especificó que lo habitual es que el proceso de cambio de nombre en la documentación oficial -que exige dos años de tratamiento hormonal y una certificación médica- vaya a la par que el desarrollo de los estudios universitarios. Sin embargo, Sánchez Rubio indicó que ya se ha hecho una "petición" al Gobierno para que se fije una regulación que "nos permita anticipar todo el proceso". Por otro lado, la consejera destacó el avance que ha supuesto la Ley integral para la no discriminación por motivos de identidad de género y reconocimiento de los derechos de las personas transexuales de Andalucía, una normativa que ha supuesto "un hito". La norma autonómica fue aprobada en 2014 y ha sido clave en el desarrollo de los protocolos que ya existen en la Universidad de Málaga y en la de Granada.

La presentación del protocolo fue definido por la rectora como un "día de orgullo para toda la comunidad universitaria", que incidió en la apuesta por la inclusión que se hace desde la UGR. Aranda destacó que la elaboración y puesta en marcha del protocolo se ha hecho "muy rápidamente" en una institución con cinco siglos de historia y agradeció el papel de la Consejería de Igualdad en dotar de un "cuerpo legal" para abordar situaciones como las que viene a solucionar el protocolo. Del mimo modo, resaltó que en todo momento se asegura la confidencialidad de quien solicite el cambio de nombre, que puede ser cualquier miembro de la comunidad universitaria, según destacó el director de la Unidad de Igualdad de la UGR, Miguel Lorente.

La vicerrectora de Responsabilidad Social, Igualdad e Inclusión, Teresa Ortega, señaló por su parte la necesidad de "visibilizar" la "diversidad" y el "papel transformador" que tiene la Universidad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios