Unidad en el mensaje de los partidos políticos, críticas soterradas por la politización

Los representantes políticos fueron cada uno por su lado en la manifestación por los tres años de aislamiento ferroviario. A excepción del PP, que volvió a ausentarse de las movilizaciones, hay consenso en el mensaje, pero no en las formas. El malestar fue lo único soterrado ayer en la concentración después de que los grupos del Ayuntamiento se ausentaran el pasado viernes de la lectura del manifiesto de la Mesa por el Ferrocarril al entender que el alcalde, Francisco Cuenca, se apropiaba políticamente del movimiento ciudadano. Así que ayer este manifiesto fue leído en la fuente de las Batallas por los representantes de la Marea Amarilla y cada partido hizo la manifestación por su cuenta, a diferencia del pasado 14 de enero, cuando todos los portavoces de los partidos se pusieron detrás de la misma pancarta para dar su mensaje a los periodistas por riguroso turno.

Ayer, los representantes públicos del PSOE compartieron pancarta en la que se contabilizaban los 1.095 días sin trenes, con el alcalde Francisco Cuenca, la consejera de Igualdad María José Sánchez, la delegada de la Junta, Sandra García, y el presidente de la Diputación, José Entrena.

El presidente de la Diputación recordó que el aislamiento ha costado 420 millones

El alcalde aprovechó para poner en valor su gestión en el Ayuntamiento al defender la "evolución" de la capital fruto de los "acuerdos, el consenso y el entendimiento" que han propiciado, entre otras cosas, el funcionamiento del Metro o los "magníficos" datos en materia de turismo, hostelería o desarrollo económico". Sin embargo, el alcalde lamentó que la ciudad no cuente con las mismas infraestructuras que otras ciudades "ya que con la llegada de la alta velocidad se abriría una nueva perspectiva de desarrollo", señaló el primer edil, que reclamó "respuestas" al Ministerio de Fomento y pidió que "se convoque lo antes posible la comisión para conocer los plazos de esos compromisos que ha establecido el Ministerio". Por su parte, la consejera de Igualdad y Políticas Sociales de la Junta de Andalucía, María José Sánchez Rubio, lamentó el "nuevo atropello" que suponen para Andalucía los Presupuestos Generales del Estado de 2018 y advirtió de que Granada no puede estar "ni un día más paralizada", mientras que el presidente de la Diputación, José Entrena, recordó que la falta de conexión ferroviaria ya ha supuesto unas pérdidas estimadas en unos 420 millones de euros en la provincia de Granada, que podrían haberse traducido "en muchos miles de empleos" de haber contado con tren.

Por su parte, el portavoz provincial de Ciudadanos, Luis Salvador, apoyó a pie de calle las movilizaciones por el "intolerable" aislamiento ferroviario, aunque participó en el grueso de la manifestación sin asumir el protagonismo que sí tuvo en las movilizaciones de los cuerpos de seguridad para la equiparación salarial con Cataluña. "No estamos en la pancarta oficial porque no se nos ha invitado a estar en ella y porque no compartimos la estrategia del PSOE de institucionalizar este tipo de actos aprovechando que está a la cabeza de todas las instituciones, pero gobernando en minoría y curiosamente apoyados por Ciudadanos", señaló el también diputado nacional, que criticó que el exdelegado de Fomento de la Junta por IU, Manuel Morales, acudiera con una visible bandera republicana. "Ciudadanos está para presionar al Gobierno para que no engañe a los granadinos y traiga el AVE que nos hace falta como el comer, pero no vamos a seguir la estrategia del PSOE para sacar réditos electorales ni tampoco para desvirtuar el debate del AVE". Además, la concejal de Vamos Granada, Marta Gutiérrez, denunció que, aunque Granada recupere las conexiones ferroviarias, el AVE "de segunda" que llegará "no será compatible con el tráfico ferroviario regional ni con el de mercancías", señaló.

Hasta la fecha, lo más cercano a un AVE que ha llegado a la estación de Andaluces ha sido el tren laboratorio de Adif...

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios