La Universidad da alas a veinte empresas tecnológicas en dos años

  • El conocimiento y la innovación generados en la UGR fueron claves para su creación · La institución pone en marcha varias iniciativas para fomentar el espíritu emprendedor y los vínculos con la sociedad

La distancia entre la Universidad y la empresa ha ido acortándose y si hace años parecían dos mundos aparte, hoy cada vez ven más lugares en los que encontrarse. Los empresarios se han dado cuenta de que el conocimiento que allí se genera no es tan sólo teoría, sino un verdadero caramelo esperando que lo desenvuelvan. Y la Universidad ve cada vez con mejores ojos el que sus ideas tomen forma de empresa. El caso más evidente son las spin-off. En los útimos dos años, la Universidad ha impulsado la creación de veinte empresas basadas en el conocimiento que han nacido en el seno de la institución.

Esto supone un empujón importante, si se tiene en cuenta que entre 2001 y 2005 sólo se pusieron en marcha nueve. El salto fue espectacular en 2006 cuando en sólo un año se crearon once empresas de base tecnológica y en 2007 el número fue de nueve. El centro BIC, en el Parque Tecnológico de la Salud (PTS), es sede de una gran parte de estas empresas que pertenecen a sectores muy diversos.

La biotecnología de los microrganismos es el campo de trabajo de Biotmicrogen, por ejemplo. Por otro lado, la iniciativa empresarial de un equipo de profesionales biosanitarios con experiencia en el sector agroalimentario dio forma a Bionova Calidad, que ofrece servicios a otras entidades sobre seguridad de los alimentos. Micelios del Sur, que se dedica al cultivo industrial de setas, no sería lo que es sin la aportación de varios microbiólogos de la Universidad expertos en el estudio de hongos que se sumaron al proyecto. Y por su parte, Mitra Ingeniería Sostenible pretende aplicar la innovación y la sostenibilidad a la edificación.

Son cuatro ejemplos de las empresas a las que la Universidad dio alas en 2007, que reflejan el avance experimentado en el apoyo a estos proyectos, aunque la intención es que las cifras mejoren aún más en los próximos años. "No son todavía todo lo buenas que querríamos. Es algo que hay que potenciar más", señala Antonio López Hernández, el comisionado de la Fundación Universidad Empresa, que va a pasar a ser la Fundación General de la Universidad y que pretende incluir en un futuro entre sus patronos a la Cámara de Comercio y a la Confederación Granadina de Empresarios, con el fin de reforzar los vínculos, explica el comisionado.

Incentivar y promover la creación de empresas es una tarea que empieza por fomentar el espíritu emprendedor dentro de la Universidad, sostiene López, que tiene previsto poner en marcha una serie de iniciativas en este sentido. Los proyectos UGR Consulting y Serviempleo Especialistas van encaminados a apoyar a investigadores y profesores que deseen lanzarse al mundo empresarial. El primero ofrecerá asesoramiento a quienes podrían ofertar servicios a entidades, pero no saben cómo canalizarlos o presentarlos en el mercado. El segundo quiere favorecer la inserción laboral de expertos de algún área de la Universidad, realizando una intermediación entre ellos y las empresas que precisen personal con un alto grado de especialización.

Por otro lado, la Fundación tiene previsto crear una oficina de información para la pequeña y mediana empresa: Infopymes-UGR. "Las grandes empresas conocen mejor las posibilidades de colaboración, pero las pymes muchas veces no saben lo que se hace en la Universidad o que el trabajo de los grupos de investigación puede aportarles valor", explica el comisionado.

Además, se piensa continuar impulsando el programa UGR Emprende, que apuesta por apoyar el proceso de puesta en funcionamiento de empresas, con especial énfasis en la innovación, así como el estudio de egresados, que analiza la inserción laboral de los titulados. Del mismo modo, López apunta que se va a ampliar el Programa de Cátedras, cuyo fin es reforzar la relación de la Universidad con su entorno en temas relacionados con la gestión empresarial. "No es cierto eso que se dice a veces de que la Universidad vive de espaldas a la ciudad. Otra cosa es que haya que visualizarlo más", aclara.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios