Urbanismo se compromete a terminar el proyecto del Coso si le dan las competencias

  • El Ayuntamiento exige a la Delegación de Cultura que complete la delegación de funciones con 700.000 euros

El Ayuntamiento de Granada ha decidido coger las riendas del proyecto y liderar la recuperación de los restos de la plaza de toros que aparecieron en el año 2005 debajo de lo que hoy es el bulevar de la avenida de la Constitución. Desde hace meses los restos del Coso granadino permanecen guardados en el parking de la Avenida de la Constitución sin que hasta ahora se haya desbloqueado el futuro de estas piezas del siglo XVIII. Aunque en un principio la Gerencia de Urbanismo quiso convertir parte del aparcamiento subterráneo de la avenida en un museo taurino en el que se integraran los restos, la escasa altura de los techos del recinto hizo desechar la idea y cambiarla por otra: aprovechar el espacio subterráneo con 37 nuevas plazas de aparcamiento que estarían integradas con la exposición de los restos arqueológicos.

De esta forma, la muestra podría ser visitada por todos los ciudadanos sin impedir el uso del espacio como aparcamiento. Para desarrollar esta idea, el Ayuntamiento llevará hoy a pleno la solicitud a la Consejería de Cultura de la delegación de las competencias para la conservación de los restos arqueológicos de la plaza de toros. El Ayuntamiento hace esta petición amparándose en la Ley de Patrimonio y el Estatuto de Autonomía.

La concejal de Urbanismo, Isabel Nieto, confía en que la delegación de competencias vaya acompada de financiación porque sin ella, dijo ayer "el Consistorio no podrá acometer el proyecto de revalorización de los restos, presupuestado en unos 700.000 euros".

"Nosotros no debíamos hacer esta obra, sólo redactar el proyecto y remitirlo a Cultura pero tenemos la posibilidad de delegar competencias y realmente tenemos interés en que se haga el proyecto", manifestó la concejal de Urbanismo.

En el mes de marzo de 2005 se descubrieron los restos arqueológicos durante las obras que estaban realizando en la avenida de la Constitución que comprendían un aparcamiento subterráneo y el bulevar en superficie. Se trataba de los restos del coso de la plaza de toros más antigua de la capital, que se remonta al siglo XVIII: la Real Maestranza de Granada.

El hallazgo retrasó irremediablemente las obras, había que decidir qué hacer y el enfrentamiento entre Ayuntamiento y Junta no puso las cosas fáciles.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios