Vaquero insinúa que los críticos se precipitan pero no ve cisma en IU

  • El coordinador provincial elude dar su opinión hasta que las bases hablen en la Comisión Provincial del próximo viernes y aboga por el consenso como solución.

Comentarios 1

No veo que haya problemas ni desavenencias en Izquierda Unida de Granada. Sólo hay un grupo de gente que ha expresado su opinión. La mía la diré cuando se reúna el Consejo Provincial el próximo viernes”. ¿Se han precipitado los que han hablado ya? “No quiero valorar eso. Ahora lo que conviene es ser más cautos y prudentes que nunca”.

La frase anterior viene a resumir la postura de Pedro Vaquero, coordinador provincial de IU, sobre las críticas lanzadas el viernes por un grupo de críticos, encabezado por la portavoz del grupo municipal en Granada, Lola Ruiz, que demandó un proceso de cambio en la formación para que ésta “retome su espíritu de lucha originario” y deslizó comentarios no muy positivos hacia la dirección nacional y la regional.

Aunque reconoció que Izquierda Unida atraviesa por un momento polémico – “eso está en la calle, se ve”, resaltó– matizó que las declaraciones públicas de el grupo crítico no deben ser magnificadas. “No entiendo esas manifestaciones como la constatación de que hay desavenencias especiales, ni desde luego insalvables. No me consta que haya problemas orgánicos serios. Son sólo opiniones expresadas por un grupo de compañeros”, contestó Vaquero, que entiende que lo más apropiado, en este momento, es “confrontar la opinión de todos, y no sólo de algunos compañeros, para llegar entre todos una solución que sea lo más parecida posible al consenso, buscar lo que nos una y no lo que nos separe”, enfatizó.

Pedro Vaquero destacó que es crucial escuchar a las bases del partido en la Comisión Provincial, el máximo órgano entre congresos. “No diré ahora cuál es mi opinión, porque traicionaría a mi ética si lo hiciera. Mi opinión será la que salga de esa comisión”, anunció el diputado autonómico, que cree que es más importante lo que expresen las bases que lo que digan los dirigentes. E insistió en una y otra vez en que, en vez de enzarzarse en un cruce de declaraciones, hay que analizar los problemas en busca de una salida “porque la confrontación no servirá de nada”.

Sin entrar a valorar si Lola Ruiz y los críticos deberían haber esperado al mencionado comité en vez de convocar una rueda de prensa –aunque dejando entrever que esto último no era del todo adecuado– ni por qué los reproches de Lola Ruiz se dirigen más a la dirección regional que a la nacional, pese a que los resultados electorales fueron menos negativos en Andalucía que en el resto de España –los portavoces del sector crítico dijeron que la postura de la federación andaluza fue demasiado “complaciente” tras la cita electoral del 9 de marzo, Pedro Vaquero dijo que la solución a los problemas que ahora aquejan a IU deben llegar tras el análisis de la situación y el diseño “de un futuro para una fuerza política estatal”, un estudio que quizás se haya demorado más de la cuenta “porque obtuvimos unos resultados electorales tan espectacularmente malos que nos dejaron parados, sin capacidad de reacción”.

Por último, el parlamentario dijo que aunque tiene depositadas esperanzas en la Comisión Provincial y, especialmente, en la que ahora ha compuesto la dirección federal, eso no va a evitar que siga habiendo “distintas opiniones” en IU, a la que prefirió definir como “asociación” que como “partido”. Pero esas discrepancias, concluyó, son “lógicas”.

Por lo dicho por Lola Ruiz, primero,  y Vaquero, ahora, parecer quedar claro, por lo demás, que pese a las discrepancias que puedan airear, los dos quieren comprometerse con las bases del partido, lo que incluye a los afiliados y también a los simpatizantes.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios