Veinte cirujanos aprenden y perfeccionan con cerdos el uso de la cirugía laparoscópica

  • El servicio de Cirugía General del Virgen de las Nieves realiza cada año un curso en el animalario del Licinio de la Fuente

Hay técnicas médicas que necesitan de ensayo antes de poder practicarlas en humanos. Como la cirugía laparoscópica, que utiliza una pequeña cámara y pinzas para realizar intervenciones de gran precisión. Para ensayar este tipo de operaciones, se utilizan animales, principalmente cerdos por el parecido de sus órganos con los de los humanos.

Desde la semana pasada, veinte cirujanos participan en un curso del servicio de Cirugía General del Virgen de las Nieves en el animalario que tienen instalado en el Licinio de la Fuente. El objetivo es doble: formar a los residentes y perfeccionar las habilidades de los cirujanos expertos.

Según el jefe de Cirugía del Virgen de las Nieves, José Antonio Ferrón, "cada año se hace un curso de dos semanas intensivas con el manejo de cirugía laparoscópica", una técnica quirúrgica compleja en lo que respecta a los cortes precisos y puntos exactos de intervención pero mínimamente invasiva ya que no hacen falta grandes aperturas.

Con los cerdos "los residentes de cirugía empiezan a manejarse en técnicas fáciles y se entrenan en ellas". En laparoscopia, lo más fácil es la operación de vesícula. No en vano, el 90 por ciento de intervenciones se realiza por esta técnica. En el Virgen de las Nieves operan unas 500 al año.

En el caso de los cirujanos 'senior', como ellos los llaman, el curso es distinto y sirve para perfeccionar operaciones más complejas y crear nuevas habilidades. "Se trata de cirugía laparoscópica avanzada", dijo Ferrón. Este es el caso de las colectomías, que se utilizan para cáncer de colon y recto, o la intervención para cirugía bariátrica, con la que se consigue la reducción de estómago y la realización de un by-pass.

Además, el curso servirá para formar a cirujanos expertos en intervenciones poco comunes. Es el caso de las pancreatectomías, en las que se quita un trozo de páncreas. Una operación poco común y que sólo realiza un cirujano del hospital. "Sirve para que otros cirujanos se formen en estas técnicas, pero ya hablamos de grupos de especialistas", matizó el jefe de cirugía del hospital granadino.

El curso se está realizando desde la semana pasada. Cada tarde se habilitan dos quirófanos en el animalario para las operaciones con laparoscopia. En cada operación se utiliza un animal, por lo que trabajarán con 20 cerdos durante el curso.

"Los animales no sufren nada. Se les mantiene sedados y al finalizar se sacrifican con productos que permiten que no haya dolor", explicó el especialista. Además, con un mismo animal se realizan distintas intervenciones para aprovechar al máximo el material.

Con la cirugía laparoscópica se pueden hacer 750 movimientos, que aunque parezcan muchos no son nada comparados con los 60.000 que pueden hacer los cirujanos con sus muñecas. En breve se comenzará a usar en cirugía endoscópica de tiroides.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios