El Virgen de las Nieves crea una comisión de seguridad para prevenir errores

  • La iniciativa puesta en marcha por el hospital tiene como objetivo analizar los fallos evitables en la atención y prevenir futuras negligencias · Crearán un mapa con los riesgos más frecuentes por áreas

En la atención médica y cuidado sanitario surgen efectos adversos no deseados en el paciente que, muchas veces, son inevitables. Pero el enfermo se ve afectado en muchas otras por errores que sí se podrían evitar. Es el caso de infecciones por falta de higiene, descuidos en tratamientos, caídas o confusión de fármacos o historias, por ejemplo.

Con el objetivo de mejorar la seguridad del paciente atendido, el Hospital Virgen de las Nieves de Granada ha creado una comisión (la primera reunión se celebró en enero) de seguimiento y control de la seguridad del paciente. En ella están representados la gerencia del hospital, la dirección médica, Medicina Preventiva, Enfermería, Servicios Generales, Compras (para analizar los posibles peligros de material), los propios facultativos, cirujanos, enfermeros, auxiliares y mantenimiento.

Lo primero que van a realizar es un análisis de la situación del hospital, para lo que estudiarán la información procedente de las historias clínicas, las quejas, reclamaciones, encuestas de satisfacción o alertas. Así, sabiendo cuáles son las prácticas con más reclamaciones o los fallos más numerosos podrán tener un primer frente de actuación para el análisis del porqué se llega a tal fallo y comenzar políticas de prevención.

"Vamos al análisis de la raíz de la causa. Identificar los efectos adversos, ver si son evitables para luego inventar estrategias que mejoren la seguridad del paciente y políticas como la formación del personal o la reeducación en ciertas prácticas", explicó la jefa de servicio de Medicina Preventiva del hospital, Amelia Fernández.

Lo más numeroso son las infecciones nosocomiales o las úlceras de decúbito, entre otros. Por ejemplo, el lavado de manos es fundamental. Está demostrado que la transmisión cruzada de infecciones entre pacientes que no tienen contacto entre ellos es a través de las manos de personal sanitario o los familiares, por lo que se tiene que hacer hincapié en que no se pase esta práctica.

Otro ejemplo puede ser el cambio de aparatos médicos que causen problemas o efectos adversos en los pacientes por otros más seguros y con la misma función sanitaria.

Otros sucesos adversos evitables son las caídas, errores y retrasos diagnósticos, olvido de cuerpos extraños tras una intervención, confusión de historiales médicos o errores de medicación.

Además de intentar prevenir los fallos y errores, la comisión busca detectar estas prácticas precozmente para así mitigar sus consecuencias.

Dentro de la comisión un segundo punto será la realización de un registro en el que se documenten tanto los incidentes sin daño como los accidentes que han causado daños en el paciente para así establecer un mapa de los riesgos más frecuentes en los distintos servicios y unidades.

Con todo, aseguran que no se trata de culpabilizar ni examinar el trabajo de los profesionales sino de aprender de los errores.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios