Voto renovado con la Virgen de las Angustias desde 1956

Un terremoto asoló Granada en 1884. La provincia se volvió hacia la Virgen de las Angustias para encontrar esperanza y los que quedaron vivos realizaron un voto de gratitud. Pero en 1956 la situación se repitió, la tierra tembló y asoló la Vega. Desde ese momento, el voto con la patrona de la ciudad se renueva cada año el 26 de diciembre con una misa frente a la Piedad granadina.

Y ayer, como manda la tradición, la corporación municipal acudió a oír las palabras del párroco de la Basílica, Francisco Molina Carretero. La banda municipal tuvo que tocar en el interior del templo forzada por la lluvia. "Cuando vuestros antecesores hicieron su voto, manifestaron su fe, agradecimiento y también su esperanza", comenzó el párroco, para afirmar poco después que "parece que Dios no está de moda", en lo que calificó como "una noche oscura". Tinieblas que se disipan "con la luz de Dios".

Tras el Adeste Fidelis, el párroco aseguró que todos los años, una feligresa llama para avisar de que, desde 1957, debe cantarse una Salve por acuerdo del pleno. Aunque también se entonó el himno a la Virgen de las Angustias mientras, fuera, doblaban las campanas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios