Zapatero promete que la crisis no afectará a las políticas sociales

  • El candidato a la investidura garantiza a CiU la publicación de las balanzas fiscales "antes de dos meses"

Comentarios 1

El presidente del Gobierno en funciones, José Luis Rodríguez Zapatero, subrayó ayer que "no habrá recortes en política social" ni se subirán los impuestos en la próxima legislatura pese a la coyuntura económica adversa, con más paro y menos crecimiento.

Las políticas sociales volvieron a centrar buena parte del discurso de investidura del presidente del Gobierno. Entre los principales anuncios, Zapatero subrayó que la violencia de género, educación y cambio climático centrarán las tres próximas Conferencias de Presidentes; avanzó que se atenderán a 650.000 dependientes en la legislatura, que se estudiarán fórmulas para favorecer que los inmigrantes que se queden en paro puedan volver a su país; que las becas subirán en número y el umbral de renta crecerá un 26 por ciento y que las 300.000 nuevas plazas de guardería fijadas como objetivo se crearán en colaboración con las empresas.

El candidato socialista a la Presidencia del Gobierno anunció que el nuevo Ejecutivo acometerá en su primera semana medidas inmediatas para afrontar la desaceleración y una situación económica "menos favorable" que, según auguró, durará la mitad de esta legislatura. Zapatero se comprometió a aprobar cuanto antes medidas ya anunciadas como la deducción de 400 euros en el IRPF, el plan de recolocación para los parados del sector de la construcción o la ampliación del plazo del pago de las hipotecas.

El líder del PSOE anunció además, durante su réplica a Josep Antoni Duran i Lleida (CiU), que colmará una de las reivindicaciones históricas del nacionalismo catalán, la publicación de las balanzas fiscales de las comunidades autónomas. Zapatero quiso dejar claro que si la Cámara Baja le otorga su confianza, en menos de dos meses el Gobierno publicará esas balanzas.

Sobre la lucha antiterrorista, Zapatero aseguró que ETA "sólo tiene un destino" tras la ruptura de su alto el fuego y los últimos atentados: "Poner fin a su barbarie criminal definitiva e incondicionalemente".

Tras recordar a Isaías Carrasco, a los agentes de la Guardia Civil, Fernando Trapero y Raúl Centeno, y a los ecuatorianos Carlos Alonso Palate y Diego Armando Estacio, reclamó el apoyo de todos los grupos "para diseñar una estrategia antiterrorista compartida". "Insisto: quiero que sea de todos los grupos", enfatizó Zapatero en su intervención.

El candidato a la investidura como jefe del Ejecutivo apeló directamente a la responsabilidad del líder del PP para consensuar los asuntos de Estado y lograr desde un "compromiso democrático" contra ETA, hasta la "urgente" reforma de la Justicia. Propuso además dos acuerdos que deberían cerrarse en el plazo más breve posible: la renovación del Tribunal Constitucional y del Consejo General del Poder Judicial y el sistema de financiación autonómica.

Aunque se esperaba que los temas internacionales cobrarán más importancia en esta legislatura, las referencias del presidente del Gobierno en funciones a la política exterior fueron escasas. Las únicas novedades, el llamamiento a todos los grupos políticos a consensuar los objetivos de la presidencia española de la UE durante el primer semestre de 2010, un "objetivo de Estado", y la intención de abrir un "capitulo nuevo" de relaciones con EEUU.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios