La Zona Norte recibe una inyección de millones para integrar a inmigrantes

  • Mientras el Plan Estratégico sigue sin dar pasos certeros, el Gobierno central y la Junta aprueban un ambicioso proyecto piloto que dejará 800.000 euros en Granada

La cantidad: 800.000 euros. El destino: la Zona Norte. El proyecto: Un Plan Piloto de Actuación Integral de zonas sensibles que cuenten con presencia significativa de inmigrantes. El Gobierno y la Junta de Andalucía aprobaron ayer por convenio la puesta en marcha de un nuevo proyecto en la Zona Norte de Granada. El plan denominado Plan Piloto de Actuación Integral de zonas sensibles que cuenten con presencia significativa de inmigrantes, está dotado, a nivel general con 3 millones de euros -2,5 millones por parte del Estado y medio millón por parte de la Junta-, de los cuales, 800.000 llegarán a Granada para favorecer la integración de la población extranjera, especialmente la Senegalesa y Sudamericana, con la autóctona. El proyecto, que fue presentado ayer por la secretaria de Estado de Inmigración, Consuelo Rumí y la consejera de Gobernación, Clara Aguilera, estará coordinado en Granada por Cruz Roja, en colaboración con las asociaciones y organizaciones que trabajan en la zona, además, de con el Ayuntamiento.

El nuevo plan sale a la luz cuando el llamado Plan Estratégico de la Zona Norte aún no ha comenzado a caminar. La última reunión del citado plan se celebró en diciembre, pero, en el barrio no se han podido detectar trabajos directos que mejoren las condiciones o los problemas que hay en los diferentes barrios de la zona y las mesas técnicas y políticas siguen sin cerrar un plan de actuación transitorio, como solicitaron los colectivos del barrio, mientras se cierran los procesos administrativos. Con este panorama, Rumí presentó ayer la nueva iniciativa. Un proyecto, que desde Granada ven con buenos ojos pero que consideran "se debe conectar con el citado plan estratégico".

Independientemente de esto, Rumí concretó que el plan piloto va dirigido a autóctonos e inmigrantes que residen en barrios con una "importante presión migratoria" y condiciones socioeconómicas determinadas por un elevado índice de absentismo escolar y desempleo, desvertebración del tejido social y nivel socioeconómico "bajo", que pueden generar situaciones de exclusión social.

Este plan experimental no sólo llegará a Granada sino que permitirá llevar a cabo actuaciones en los barrios de El Puche y La Fuentecita, así como en la barriada de las 200 viviendas del municipio de Roquetas de Mar en Almería y en las barriadas de La Piñera, el Saladillo, Bajadilla y la zona del Mercado de Abastos en Algeciras. Si los resultados son favorables, la idea es extender dicho programa a otros barrios de Andalucía y e incluso de España.

La población beneficiada, en total, asciende a unos 90.000 habitantes de los cuales en la mayoría de las barriadas existe un porcentaje de población inmigrante superior al 30 por ciento. En cada uno de estos barrios, explicó Rumí, se diseñará un proyecto adecuado con la colaboración de los ayuntamientos y las organizaciones sociales y ONG pro inmigrantes vinculados con estas zonas.

La idea, según Clara Aguilera, es comenzar a trabajar en la aplicación de estos programas de forma "inmediata", por lo que durante las próximas semanas terminarán de formalizarse los protocolos de actuación con los cuatro ayuntamientos implicados. Asimismo, se constituirán 4 comisiones de seguimiento del plan: una regional y cuatro provinciales.

Las actuaciones a desarrollar en cada proyecto se establecerán en función de las necesidades de cada barriada y de las demandas de la población, haciendo especial hincapié en el ámbito de la integración comunitaria, laboral y socioeducativa, así como en la participación ciudadana y sensibilización social para generar actitudes "favorables" en la población autóctona respecto a la población inmigrante con la ayuda de la ONG.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios