El fiscal no ve delito en la actuación de los detenidos en el desalojo de la Plaza del Carmen

  • Los tres arrestados, enjuiciados por una falta de resistencia a la autoridad, critican los métodos utilizados por la Policía.

La Fiscalía de Granada no ha apreciado "actuación delictiva" en las tres personas que fueron detenidas en la madrugada del pasado miércoles 18 de mayo durante el desalojo de indignados del Movimiento 15-M en la Plaza del Carmen, con lo que no ha formulado acusación contra ellos

Durante el juicio de faltas celebrado en la sala de vistas de los Juzgados de la Caleta, en Granada, contra los tres arrestados, de 22, 23 y 35 años, el fiscal, que ha  visionado las imágenes grabadas del desalojo, ha considerado que los tres procesados tuvieron más bien una "actitud de desobediencia" sin menosprecio a la autoridad que representa la Policía, y ha recordado que las concentraciones en Plaza del Carmen no han sido disueltas de nuevo desde esa fecha.

Por todo, el abogado defensor de los tres acusados, que lo están de una falta de resistencia a la autoridad, entiende que la sentencia que habrá de dictar en los próximos días el Juzgado de Instrucción 2 de Granada será absolutoria, puesto que no existe acusación alguna contra ellos.

Según ha dicho al finalizar la vista, las imágenes del desalojo demuestran que es "falso" que los tres detenidos agredieran a los agentes intervinientes, contra los que se resistieron de forma "pasiva" y en ningún momento en actitud violenta y que la Policía cometió un "exceso literario" en la redacción de la denuncia que ha dado lugar a este proceso. De hecho, según ha dicho, fueron los policías los que actuaron de forma desproporcionada, y con técnicas "que no son propias de una Policía democrática y mínimamente civilizada".

El jefe de grupo del dispositivo que actuó aquella madrugada ha declarado durante el juicio que los tres que fueron arrestados mantuvieron una "actitud hostil, agresiva y de falta de colaboración" hacia los agentes y ha asegurado que, tras más de seis horas "dialogando" con los concentrados -unos 200-, decidió dar la orden de desalojarlos "pacíficamente". Según ha dicho, hubo algunos que se resistieron "de forma pasiva" pero no violenta y que fueron los tres arrestados los que sí "dieron patadas y forcejearon" y "en ningún momento" acataron las órdenes dadas, obligando a la Policía a proceder a su detención.

Sin embargo, los tres enjuiciados han afirmado que su intención no fue nunca despreciar la autoridad de la Policía en el desalojo y han negado que mantuvieran una actitud agresiva hacia los agentes. El primero de los acusados, Daniel, ha señalado que aquella noche estaba sentado en la Plaza del Carmen cuando los agentes procedieron a desalojar a los concentrados. Él decidió resistirse, aunque sin agresividad, "como medida de protesta", y, ante la actuación policial, le dio "un ataque de pánico", tras lo que fue detenido.

Jonathan ha explicado que, mientras estaba sentado "pacíficamente" en la plaza, uno de los policías le dio "un tirón hacia atrás", y recibió un "pisotón en la garganta que le causó muchísimo daño". Ya en la comisaría, ha indicado, fue "maltratado psicológicamente" y se le negó ser visto por un médico, que, al salir de las dependencias policiales, sí redactó un parte de lesiones aportado a la juez.

Santiago, el último desalojado en la Plaza del Carmen, ha asegurado que cuando la Policía le pidió que se levantata decidió hacerse "un ovillo" para evitar su desalojo, cuando los agentes comenzaron a hacerle "daño", retorcerle los dedos y a situar su cabeza contra el suelo. "Nunca les insulté o les falté al respeto", ha mantenido durante la vista, en la que ha incidido en que su objetivo era "solidarizarse" con el conjunto de los concentrados. 

La juez ha visionado dos de los vídeos aportados por los detenidos, uno del desalojo en general y otro de la detención de este último, tras lo que el fiscal, que también ha visto las imágenes, ha decidido no formular acusación contra ellos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios