El acuerdo entre los propietarios deja vía libre al proyecto de Ikea

  • Después de nueve años de bloqueo, Pulianas despeja los obstáculos urbanísticos. La pelota está ahora en el tejado de la multinacional.

Nueve años después de que el proyecto entrara en barrena, los propietarios minoritarios de los terrenos elegidos en su día por Ikea para su implantación en Granada han llegado a un acuerdo definitivo. Tras el anuncio de que la multinacional sueca abandonaba el proyecto ante los múltiples -y en apariencia, irresolubles- problemas urbanísticos, los dueños de los solares pertenecientes al Plan Parcial PPI-03 de Pulianas han logrado despejar el camino para que el proyecto de Ikea sea una realidad. Ahora será la compañía la que tiene que decir si el acuerdo llega demasiado tarde o si todavía está a tiempo de retomar un proyecto largamente acariciado por la empresa y por los granadinos.

El alcalde de Pulianas, José Antonio Carranza, explicó ayer que el pasado 11 de julio, tras las "intensas gestiones" realizadas con los propietarios de los terrenos, se firmó un acuerdo ante notario que deja vía libre a la implantación de Ikea, desbloqueando una situación que permanecía paralizada desde el año 2007. Desde entonces han pasado nueve años, una crisis y una recuperación que invita más a una inversión millonaria como la que tendrá que acometer el gigante sueco.

"Actualmente no existe ningún obstáculo para que Ikea pueda instalarse en Pulianas", indicó Carranza, que adelantó que a partir de ahora, con el camino despejado, el Ayuntamiento "intensificará" las conversaciones con la firma sueca para convencerla de que el municipio sigue siendo su mejor opción, y para que el desembarco se haga en el menor tiempo posible.

Los problemas urbanísticos que echaron para atrás a Ikea -que no quería arriesgarse a que los desacuerdos acabaran en los tribunales- fueron planteados por los propietarios de un 25% de la superficie del ámbito de actuación. En su momento, la Junta de Compensación aprobó la reparcelación de los terrenos con el voto favorable de los propietarios que representaban el 75% de los terrenos, y el resto se había mostrado reiteradamente en contra del proyecto. Hasta que el lunes se sumaron al acuerdo, firmando un documento que contempla la nueva reparcelación y donde reconocen los intereses y las demandas de todos los propietarios implicados. Además, la Junta de Compensación elaboró un documento que refleja todo lo acordado y que ha sido remitido a Ikea.

Ahora queda por saber si la eliminación de los problemas urbanísticos es suficiente para que Ikea vuelva a pensar en Pulianas. Este periódico intentó ayer, sin éxito, conocer la postura de la multinacional ante la nueva situación. En todo caso, Ikea ya aseguró en octubre que su interés por instalarse en Granada permanecía intacto, y que no descartaba Pulianas como emplazamiento. Lo que sí advirtió la compañía es de que el proyecto volvía al punto de partida y que no se llevaría a cabo en las condiciones en las que fue inicialmente planteado. Sin embargo, el hecho de que el emplazamiento original ya sea completamente viable, podría suponer que Ikea retome el proyecto tal y como lo concibió en 2006.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios