El aeropuerto se apunta a la 'moda' sostenible y ahorra un 9% de energía

  • En 2010 la terminal dejó de emitir a la atmósfera 135 toneladas de CO2

El Aeropuerto Federico García Lorca de Granada y Jaén cerró el pasado ejercicio con buenas notas en materia de medio ambiente y gestión sostenible. Muestra de ello es que el consumo de energía en sus instalaciones se redujo un 9,07%, al reducirse a 3.476.627 kilovatios por hora (kWh).

Según informó ayer Aena, el compromiso de la compañía con la protección del entorno y la aplicación eficiente de los recursos, se tradujo en 2002 en la imposición de un sistema de gestión ambiental en el aeropuerto granadino, que incluye las medidas de control de consumos que han propiciado el ahorro energético del 9% en 2010. Dichas medidas van desde el diseño de itinerarios de apagado y encendido de luces para el terminal y la plataforma de estacionamiento de aeronaves (en función de si hay o no presencia de pasajeros y aviones), hasta la adecuación de la climatización al nuevo Reglamento de Instalaciones Térmicas de los Edificios (RITE).

También se han colocado variadores de velocidad en los climatizadores de las oficinas administrativas del aeropuerto, lo que permite reducir el ritmo al que gira el motor de las máquinas cuando requieren menos caudal de aire en circulación. Esos variadores se instalarán en los climatizadores del edificio terminal durante 2011, un ejercicio en el que, además, se sustituirán las actuales lámparas fluorescentes por otras de menor potencia.

El control del consumo se ha hecho extensible al combustible de los vehículos que se mueven por el aeropuerto, así como al agua que se consume habitualmente. Traducido en cifras, durante el año pasado se redujo un 13,16% la cantidad de carburante utilizada por el parque móvil del aeródromo, que se situó en 18.803 litros.

Gracias al ahorro conseguido tanto en combustible como en electricidad, a lo largo de 2010 el aeropuerto rebajó en más de 135 toneladas sus emisiones de CO2 a la atmósfera.

Otro ámbito en el que se notó la ganancia de eficiencia fue el del agua potable. De hecho, las instalaciones gastaron 7.868 metros cúbicos, lo que representa una caída del 38% en relación con 2009. Entre las iniciativas que impulsaron esta mejora, destaca la optimización de la red de suministro del aeropuerto de Granada.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios