El aeropuerto pone fin a su época dorada y pierde un tercio de los viajeros

  • Tras un primer trimestre esperanzador, el aeródromo Federico García Lorca de Granada y Jaén acumula cuatro meses de caídas · La más grave, hasta el momento, ha sido la del mes de julio

Comentarios 9

El tráfico de pasajeros del aeropuerto de Granada continúa sin levantar cabeza. Pese a la llegada del verano y de las vacaciones, el Federico García Lorca de Granada y Jaén es incapaz de recuperar la afluencia de viajeros previa a la desaparición de cuatro de las seis rutas de Ryanair. Si mayo y junio fueron malos, con descensos del tráfico del 22,8 y del 25,6%, julio ha sido todavía peor. Y ya no hay ninguna erupción volcánica a la que echarle la culpa. Según los datos publicados por Aeropuertos Españoles y Navegación Aérea (Aena), durante el mes de julio la terminal de Chauchina registró el paso de 77.558 viajeros, cuando hace un año, en plena crisis del turismo, el aeródromo granadino consiguió atraer a 112.287 pasajeros extranjeros y españoles. En apenas un año Granada ha perdido un tercio de los usuarios del Federico García Lorca.

Estos datos no hacen más que confirmar que el aeropuerto, de momento, tendrá que decir adiós a la época dorada que comenzó en 2005 con la llegada de los primeros vuelos low cost. Aunque es cierto que los malos datos llegaron por la crisis, la pérdida de vuelos (no sólo de Ryanair, sino también de Vueling, Transavia o Monarch Airlines) ha echado por tierra los moderados síntomas de recuperación que el aeródromo mostró durante el primer trimestre del año. Así que, mientras las instituciones -principalmente la Diputación- intentan atraer a nuevas aerolíneas con nuevas rutas, el aeropuerto de Granada ha vuelto a contabilizar un nivel de tráfico propio de la época en la que todavía no podía calificarse de internacional.

Julio ha sido un mal mes tanto en términos relativos como en términos absolutos. No se trata sólo de la caída del tráfico registrada respecto al año anterior, sino de que el número total de pasajeros es bajo en comparación con cualquier periodo. Basta echar un vistazo a las cifras de los meses anteriores o incluso a las de otros aeropuertos nacionales para constatar que 77.558 pasajeros no son un buen dato. De hecho, la serie histórica de Aena permite comprobar que es el peor del último año y medio. Habría que remontarse hasta enero de 2009, cuando pasaron por el Federico García Lorca 71.694 pasajeros, para encontrar una cifra más baja.

Pero si la comparación se hace únicamente con los datos de julio, las evidencias de que el sexto mes de 2010 no ha sido nada bueno para la terminal granadina son todavía más obvias. En julio de 2009 pasaron por el aeropuerto de Granada 112.287 personas; en julio de 2008, 132.026; y en julio de 2007, que fue el mejor año para el aeropuerto granadino, 134.903. Pero todavía hay que mirar más atrás para encontrar un mes de julio con menos pasajeros transportados con destino u origen en Granada. En julio de 2004, un año antes de que aterrizaran en Granada los primeros aviones de Ryanair, el Federico García Lorca apenas registró el paso de 53.829 viajeros. Así que el aeropuerto ha regresado al nivel de tráfico de pasajeros de hace seis años.

Sin embargo, la drástica caída de viajeros que ha sufrido el aeropuerto no ha tenido una traducción inmediata en la llegada de viajeros extranjeros a la provincia. Los últimos datos del Instituto Nacional de Estadística pusieron de manifiesto que el turismo internacional consiguió crecer en julio un 5,5%, mientras que el nacional se redujo un 1,7%. Los motivos pueden ser varios. Para empezar, el aeropuerto de Granada no es la única vía de entrada a la provincia. Hay quien prefiere el coche particular, el tren o incluso el autobús. También hay turistas cuyo primer destino no es la provincia, sino que aprovechan para visitar más ciudades, volando por tanto hacia aeropuertos con mayor número de conexiones internacionales. Además, el hecho de que dos de las rutas canceladas de Ryanair fueran destinos nacionales (Madrid y Gerona) significa que no sólo se han cortado vías de entrada internacionales. Y, por último, hay que tener en cuenta que el aeropuerto no sólo es la puerta de entrada de la provincia, sino también la de salida para miles de turistas granadinos que este año han tenido que elegir otros aeródromos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios