La agresión a un manifestante 'despierta' al 15-M granadino

  • Ángel Moro quedó inmóvil, tendido en el suelo después de ser golpeado por un agente de la Policía durante las protestas en el Congreso de los Diputados · Unas 600 personas salieron ayer a la calle en su apoyo c

Comentarios 1

Unos 200 granadinos acudieron ayer a las 20:00 horas a la Plaza del Carmen como protesta ante la carga policial que tuvo lugar el pasado 25 de septiembre en la Plaza Neptuno de Madrid y que acabó con 64 heridos (37 manifestantes y 27 agentes de la Policía Nacional) y 35 detenidos. A lo largo de la marcha se fueron adheriendo ciudadanos hasta que al final se concentraron unas 600 personas.

Entre los asistentes a la protesta de Madrid del pasado martes se encontraba Ángel Moro, granadino de 55 años y miembro del 15-M que acudió a la manifestación acompañado de sus compañeros simpatizantes del movimiento en Granada. Moro fue agredido por los policía quedando tendido en el suelo sin poder moverse. Según apuntaron algunos de los compañeros en el momento en el que la policía comenzó a cargar contra los allí presentes, los manifestantes se sentaron en el suelo y se negaron a abandonar el lugar. "Ángel se tumbó en la calzada cuando los agentes comenzaron a golpear a los manifestantes y uno de los policías le asestó una patada en la nuca que lo dejó inmóvil", aseguró ayer Paco Ortega, amigo de Ángel Moro y miembro del Movimiento en Granada.

Los asistentes a la Plaza del Carmen se encontraron con manifestantes del Sindicato Andaluz de Trabajadores (SAT) y de la Confederación General del Trabajo (CGT) que se dieron cita a la misma hora y lugar para protestar frente a los recortes. Bien pasadas las 20:00 horas la marcha indignada comenzó a caminar hacia la Subdelegación del Gobierno para repetir la jornada del día anterior en la que cortaron la Gran Vía, leyeron un manifiesto, hicieron una sentada y rodearon el edificio como señal de protesta.

Sobre las 21:00 horas los 600 granadinos se agolpaban en la Gran Vía para pedir responsabilidades tanto a los políticos como a los agentes que cargaron de forma violenta contra los indignados de Madrid entre los que estaba el granadino Ángel Moro. Según aseguró Paco Ortega, su compañero quedó tendido en el suelo mientras la Policía Nacional continuaba golpeándolo. "Ángel le pidió a los agentes que dejaran de pegarle, que no se iba a levantar porque no podía moverse", explicó Ortega. Minutos más tarde un médico se acercó hasta el lugar de los hechos para pedir al efectivo que cesase su actividad. "Le pidió que parara, porque de no ser así le iba a crear una lesión medular", aseguró uno de los compañeros de Moro.

A las 21:15 horas uno de los portavoces de los indignados granadinos informó a los manifestantes que Ángel Moro comenzaba a mejorar aunque continuaba en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) en el Hospital 12 de Octubre de Madrid a la espera de que lo trasladaran a planta. " La noche de las cargas policiales Ángel tenía medio cuerpo paralizado, pero esta mañana ha empezado a mover un poco el brazo y la pierna", explicaron.

Pese a que el frío y la lluvia no invitaban a salir a la calle, los granadinos se volcaron ante la noticia y permanecieron hasta el final del acto en apoyo al agredido. "No sabemos si le van a quedar secuelas porque los médicos aún no se atreven a valorar las consecuencias", apuntó Ortega. En la marcha también se encontraban manifestantes que habían acudido a la convocatoria del SAT y CGT para mostrar su rechazo ante las medidas acometidas por el actual Gobierno Central. Unos 15 policías, a las puertas de la Subdelegación del Gobierno sin los cascos puestos y con una actitud expectante, permanecieron junto a los manifestantes durante toda la marcha que duró alrededor de unas dos horas y media. Los asistentes apoyaban a Ángel Moro y rechazaban la actuación de los agentes en Madrid. "Así, ni un paso más, contra los recortes huelga general", o "Ángel Amigo Granada está contigo", fueron algunas de las consignas que corearon los asistentes.

Una vez que llegaron al edificio de la Gran Vía, algunos de los portavoces explicaron cómo vivieron el viaje en los diferentes autobuses que partieron desde Granada hasta Madrid para participar en la manifestación. "Nos cachearon y nos pidieron los móviles para eliminar los vídeos que habíamos realizado", explicó una de las portavoces. Los diferentes miembros del 15-M continuaron relatando los acontecimientos que tuvieron lugar a su llegada a Madrid en la Plaza Neptuno. "Los policías iban encapuchados y arremetieron contra las vallas", apuntaron. Para finalizar, un grupo de periodistas denunció la actuación de los agentes contra los compañeros que también sufrieron agresiones.

Por su parte el alcalde de Granada señaló que el derecho a manifestarse es algo legítimo y criticó la actuación de ciertos grupos violentos que pretenden desvirtuar el sentido de las protestas. "Como siempre hay, al amparo de esas manifestaciones pacíficas, unos grupos violentos que lo que quieren es ir contra el sistema y provocan este tipo de situaciones", aseguró el alcalde que concluyó indicando la mala imagen que España genera con este tipo de actuación.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios